Tunea Flappy Bird con Angry Birds, Star Wars, Super Mario y más

La locura que rodea Flappy Bird está llegando a niveles muy absurdos. Escenas que la globalización de la información nos lleva a ver. Hoy os enseñamos hasta que punto este juego está revolucionando nuestros dispositivos.

De hecho hoy os queremos hablar de algunos temas gratuitos de Winterboard que os permitirán cambiar totalmente el aspecto del juego con los escenarios y los personajes de otros juegos y también con los personajes de sagas muy conocidas.

Empezamos por el de la portada, el famosísimo Angry Birds, en versión Space. El tema se llama Angry Birds Space (Flappy Bird Theme).

El segundo, para quedarnos en tema “espacio“, es el de Star Wars. El nombre del tema en Cydia es Flappy R2, ya que el personaje principal será el pequeño robot de la saga.

Seguimos con un tema “espacio-tierra“. Superman es el protagonista del tema Superman Theme for FlappyBird.

Hablando de “súper” os enseñamos también el coloreadísimo Super Mario Flappy Bird Theme.

Y para terminar tenemos Canabird Theme, homenaje al famoso juego Canabalt.

Podéis encontrar todos estos temas en Cydia en sus repos oficiales. Para habilitarlos tendréis que abrir Winterboard, seleccionar el tema que habéis escogido y hacer un Respring.

Para acabar querríamos hacer una pequeña reflexión. Probablemente todo lo que está pasando es consecuencia de la auto-censura que Dong Nguyen, el desarrollador del juego, impuso. Dong posiblemente debería haberse informado cuanto menos sobre el fenómeno llamado “Efecto Streisand“. Desde la misma Wikipedia leemos:

El Efecto Streisand es un fenómeno de Internet en el que un intento de censura u ocultamiento de cierta información fracasa o es incluso contraproducente para el censor, ya que ésta acaba siendo ampliamente divulgada, recibiendo mayor publicidad de la que habría tenido si no se la hubiese pretendido acallar.

El término se refiere a un incidente ocurrido en 2003 con la mismísima Barbra Streisand, que denunció al fotógrafo Kenneth Adelman y a una página de fotografías por 50 millones de dólares, exigiendo que se retirase una foto aérea donde también aparecía su casa. La denuncia de la actriz resultaba tan desproporcionada (y absurda ya que no era una foto de su casa con sus datos sino una foto que nada tenía que ver con ella) que en vez que obtener más censura sobre el tema, lo volvió aún más conocido y mediático. ¿Os suena de algo?

Deja tu comentario

*