Tim Cook: un líder diferente


Ayer la web de Fortune parecía un monográfico dedicado a Tim Cook. Poco más o menos que el mega-líder empresarial de nuestro tiempo. No es para menos: no sólo ha conseguido ir quitándose poco a poco la alargada sombra de Jobs de sus espaldas (que aún permanece) si no que está llevando a Apple a unas cotas nunca vistas antes por cualquier empresa de tecnología (si no tenemos en cuenta a IBM, que es algo así como intocable), y casi por cualquier empresa de cualquier sector. En Fortune hicieron una semblanza del CEO y analizaron el porqué de su éxito.

tim-cook-1

Se puede estar de acuerdo o no, pero sus méritos son innegables. Tras el fallecimiento del líder indiscutible de la empresa, Cook, elegido por el propio Jobs un tiempo antes, tuvo que enfrentarse a varios retos: continuar con el legado de su antiguo jefe, hacerlo de forma que la empresa alcanzara los objetivos que este último había marcado (es muy evidente que en los últimos tiempos, aunque ellos hayan querido negarlo para no lastrarse, han estado siguiendo las instrucciones de Steve casi al pie de la letra), y además hacerlo sin tener que contar con su mentor y amigo. Casi nada.

jobs-cook-apple

Y ha sido un líder polémico casi desde el principio. Decisiones como vender un iPhone de plástico, mandar a paseo a los accionistas (cosa que Jobs tampoco hubiera dejado de hacer) o declarar su tendencia gay (es el único directivo que lo ha declarado públicamente en la lista de Fortune 500, y algo prohibido en la doble moral americana, y que de hecho les ha valido serios problemas en países tan duros reprimiendo estos modelos de vida como Rusia) han sido sólo algunas joyas del nuevo jefe de la manzana. Sus decisiones de gestión, como crear VPs como el de Lisa Jackson en el ámbito medioambiental o la elección de Angela Ahrendts, la antigua CEO de Burberry, para dirigir la VP de tiendas minoristas y online, han sorprendido a propios y extraños (especialmente a estos últimos).

Su gestión, más parecida a la de un entrenador que a la del líder agresivo que era Jobs, tiene sus diferencias con respecto al cofundador: no desestima la posibilidad de vender a empresas además de a usuarios, está fuertemente comprometido con lo social y filantrópico, comparte el centro de atención con sus lugartenientes, no tiene problemas con los pagos de dividendos y opciones de recompra y ha realizado adquisiciones fuertes como Beats por tres mil millones de dólares. En esto, desde luego, es bastante distinto a Jobs. Innegablemente no sólo aprendió mucho de su antiguo jefe (esto se demuestra en el día a día de la empresa), pero es evidente que su estilo de gestión es distintos en muchos puntos. Es más, hubiera sido seguramente un grave error, ya que intentar seguir la estela de alguien como Jobs hubiera sido titánico (independientemente de que como indicaba, con mucha seguridad están siguiendo sus instrucciones en muchos puntos y productos que están sacando al mercado). El mismo Jobs así se lo indicó antes de morir.

tim-cook-2

Y sin olvidar las “pifiadas” que ha cometido Apple estos últimos 4 años. Las incongruencias de Siri, el fiasco de los mapas, o el iPad 3, por decir algunas, han sido “resueltas” con un estilo bastante distinto al de su antecesor. A su peculiar manera, ha salido a pedir disculpas a los usuarios por algunos de estos fallos y los ha solucionado lo más rápido que ha sido posible, echando a gente histórica si era preciso (tal como Scott Forstall por los mapas en iOS 6). Esto también ha generado polémica sobre su estilo de gestión, aunque no ha creado las inseguridades que en su día existían cuando alguien se cruzaba en el camino de Jobs y el preguntaba qué hacía allí. Muchos de esos encuentros se saldaban con un despido inmediato.

De momento, parece que Jobs acertó con su elección. El sistema implantado por Cook y los avances en los productos y servicios parecen ir con paso firme y a buen ritmo (con los altibajos lógicos que tiene la logística de todo sistema de producción tan complejo), así como los beneficios que permiten, no lo olvidemos, que esto siga desarrollándose de forma segura. Progresividad conservadora. Sé que suena a tautología, pero es una de las expresiones que mejor pueden definir a una empresa como Apple, y más de la mano de su actual CEO. Es evidente que Apple es una empresa que va a seguir dando sorpresas año tras año. Como diría precisamente un personaje creado por una de las empresas de Jobs: “hasta el infinito, y más allá“.

Actualización: AppleInsider informa de que Cook tiene planeado donar toda su fortuna a su muerte a organizaciones de caridad. Un apunte más que delata el carácter del CEO de Apple. También indican que Jobs, conocido por no ser amigo de la filantropía, también donó importantes cantidades de dinero de forma anónima y antes de morir, 50 millones de dólares al Stanford Medical Center.

Anterior 8 aplicaciones gratuitas por tiempo limitado (26-mar-15)
Siguiente 12 aplicaciones gratuitas por tiempo limitado (27-mar-15)

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *