No sólo Apple XXVIII: Cuando lo haces todo y nadie te recuerda


La historia de la informática está jalonada de miles de situaciones que poca gente recuerda, y muchas veces pasan de forma desapercibida. Otras veces unos pequeños instantes concretos marcan durante décadas el desarrollo de la industria y de los avances técnicos propiamente dichos. Millones de personas han aportado su grano de arena al mundo digital y luego parece que todo se reduce a gente como Jobs y Gates… Hoy quiero rendir un homenaje a uno de los inventores informáticos más grandes de la (corta) historia del computador: Douglas Engelbart.

douglas-engelbart

Douglas Carl Engelbart era un ingeniero más de Xerox que, en los sesenta, trabajaba en la naciente informática empresarial a las órdenes de los proyectos de sus jefes. Un currito cualquiera, vaya. Sin embargo, no era un ingeniero más. Este señor inventó el ratón. Así dicho cualquier diría que está muy bien, pero bueno, no es algo por lo que se le deba poner una plaza… Tal vez, pero además tenemos una lista más larga de logros:

  • El susodicho ratón.
  • Las interfaces gráficas.
  • Ventanas e iconos.
  • Hipertexto (primeras implementaciones de software).
  • Computadoras en red (comunicaciones entre aplicaciones).
  • La primera demo en video-conferencia de la historia (y primera video-conferencia de la historia, propiamente).
  • Desarrollo de las primeras aplicaciones visuales de la historia.

Vamos por partes. En efecto, el primer ratón usado en un ordenador personal fue el que se incluyó en Xerox Alto, el computador que Jobs vio y que supuso que se le encendieran todas las bombillas (y que le hizo imaginar el primer Mac). Se dice que el objeto o uno de los objetos que cedió Jobs para una “máquina del tiempo” que se guardó bajo tierra en un evento años más tarde llevaba un ratón del Mac, pues era uno de sus chismes informáticos favoritos. Ese pequeño artefacto supuso un antes y un después para Jobs y él se encargó de popularizarlo desde entonces. Ahora mismo podemos usar múltiples implementaciones diferentes de la idea, pero fue este señor, el gran Engelbart, quien lo diseño y construyó. A él le debemos esa flecha que vemos en pantalla todos los días, y algún que otro túnel carpíano. Pero sin duda es de los pocos elementos informáticos que ha sobrevivido más de 50 años desde su creación. Tan sólo el teclado y el monitor han aguantado el tirón hasta ahora tan bien, cambiando de múltiples formas. Y estos no fueron inventados por nadie en particular, pero el ratón sí. Click y aparte.

douglas-engelbart-2
La madre de todas las demos

Pero qué decir tiene del resto de asuntos. Las primeras interfaces gráficas fueron en algunos casos implementadas por él mismo. La llamada “madre-de-todas-las-demos”, una presentación realizada en 1968, tuvo los siguientes elementos:

  1. Presentaba el ratón interactuando con elementos en pantallas (ventanas, menús e iconos) que había desarrollado él mismo y los había puesto a funcionar.
  2. Permitía mantener varias aplicaciones funcionando al mismo tiempo (en una multitarea primitiva para la época), con un editor de texto en el que se podían insertar objetos, e imprimir de forma semejante a la pantalla.
  3. Fue la primera videoconferencia de la historia, pudiendo verse la pantalla de su ordenador en el destino con las interacciones llevadas a cabo por él.

Casi nada. La mayoría de estas acciones no se verían hasta por lo menos unos 30 años más tarde todas juntas funcionando al unísono. Doug Engelbart fue sin duda un genio. A él debemos, de forma directa o indirecta, muchas de las cosas sin las cuales hoy día no podemos vivir en el mundo informático. Nos liberó de las consolas y nos dio paso a una nueva era donde podíamos imaginar nuevas posibilidades. Hoy día tenemos escritorios múltiples y 3D, barras de menús e iconos representativos, acciones de objetos con el ratón en la pantalla (algo que en Mac siempre ha sido un must-be), y en una medida que no resulta suficientemente ponderada por la mayoría de los usuarios de informática, muchos de los paradigmas actuales derivan de una forma u otra del trabajo de este señor, uno de esos genios ocultos tras la sombra de los grandes como Jobs y Gates y que sin embargo son los que han hecho las cosas como son. Buen viaje, Doug.

PD: os dejo de regalo una tira cómica rememorando aquella histórica jornada de 1968 creada por xkcd en recuerdo de Douglas Engelbart tras su fallecimiento en 2013:

douglas_engelbart_1925_2013

Y os dejo también la demo propiamente dicha, en inglés, claro, para los ingenieros principalmente. Documento vivo de la historia de la informática:

Anterior Domingo en el sofá LXXXVIII: un tornillo de Fórmula 1 y lo que hay detrás de la Nutella
Siguiente 9 apps gratis por tiempo limitado para iOS (5-octubre-16)

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *