No sólo Apple XXXIII: El futuro de lo smart

ufo-smartphone

Apple se lleva el 104% de todo el beneficio mundial del sector de smartphones

Vaya titular, ¿eh? Hace un año comentábamos una noticia similar pero con los resultados del año anterior, donde la cifra era aún mayor. Sabemos también que Apple está teniendo pérdidas de ingresos por primera vez desde la aparición del iPhone y aún así se lo lleva todo. Pero esto nos da un aviso importante: el mundo smart está perdiendo fuerza… ¿Por qué?

La aparición del iPhone y del iPad supusieron un antes y un después en el mundo digital, al igual que lo fue la aparición del Apple II y el Macintosh en su día (y por supuesto, del IBM PC). Desde entonces hasta la aparición masiva de Internet a mediados de los noventa no había surgido ninguna tecnología que realmente solapara lo anterior de la manera que lo hizo la Red: pasamos de un mundo desconectado en general a un mundo masivamente conectado. La siguiente revolución tenía que ser, evidentemente, móvil: la aparición del iPhone dio el pistoletazo de salida a la actual revolución digital. Mientras que le PC llevó la tecnología a cada hogar y empresa, el móvil la llevó a cada bolsillo. Ahora, el PC está en decadencia, perdiendo cada vez más usuarios hasta que se estabilice en una cifra que seguramente rondará los 300 millones de ordenadores en todo el mundo y para de contar.

El smartphone principalmente y después la tablet han sustituido ventajosamente al ordenador para la mayoría de la población, pero esto también tendrá que cambiar en algún momento, y posiblemente ese momento está ocurriendo ya. Las ventas de tablets llevan estacadas ya un tiempo, con poco crecimiento principalmente en el mundo Android, y el iPad lleva estancado ya al menos un par de años, mal que nos pese. El iPad Pro es un gran revulsivo, especialmente en el mundo empresarial, y será un aparato que estará siempre como líder del sector, pero evidentemente, tanto la tableta Apple como las homólogas Android están en franca parada técnica. Ni siquiera Microsoft ha conseguido imponer su tablet en un mercado que ya no quiere Windows para los usuarios.

teclado-ipad-portatil

El iPhone se vende muy bien, eso es evidente, pero está llegando a sus límites. Ya existen más smartphones que personas en el mundo y eso se tiene que notar con un estancamiento de las ventas. Inevitablemente se tienen que vender cada vez menos unidades porque además, los aparatos van ganando en calidad y duran más, lo que supone menos ventas. Hacerlos menos resistentes tampoco sería una buena idea: daría una imagen de mal producto y comenzarían a venderse menos (como le ha pasado a Samsung). Evidentemente cada X años hay que reemplazar las unidades, pero un iPhone 5 de hace 4 años sigue haciendo, básicamente, las mismas cosas que un iPhone 7 actual excepto, si queremos, en la cámara de fotos y el lector de huellas, aparte de la evidente diferencia de potencia. Esto dicho de forma muy somera, claro, pero para la mayoría de la gente no hace falta más. Dentro de dos o tres años seguramente todos estaremos actualizados (aún cerca de un 20% de la población sigue usando un iPhone 5 o semejante, lo que sigue siendo una cantidad importante de población).

¿Qué solución tiene esto? Tal vez la cuestión no pase por “solucionar nada”, si no por crear nueva tecnología que vaya, no necesariamente sustituyendo a la anterior sino complementándola, como paso con Internet y el PC. El otro día hablábamos de como Facebook estaba avanzando con Oculus Rift en la dirección de crear realidades virtuales “caseras” con las que no sólo podremos interactuar, si no también jugar. Tal vez sean algo toscas ahora, pero en pocos años probablemente tendremos un nuevo universo de posibilidades digitales (ya sean o no de nuestro agrado, que es otra cosa). Poder vivir esas experiencias con el móvil o la tablet serán el siguiente paso, de forma que convertiremos nuestros teléfonos y tablets en interfaces de conexión a esos mundos virtuales llenos de posibilidades. Hoy día, los videojuegos de inmensos mundos virtuales como WoW, Archeage o Black Desert entre otros muchos están creando una nueva generación de usuarios digitales que en algunos casos, y esto es cierto, pueden estar rozando o sobrepasando incluso situaciones patológicas, dejando pequeños a los críticos que hace años hablaban mal de la televisión porque la gente se tiraba “tres horas o más” delante de la pantalla. Por cierto, otro día hablaremos de la “smart TV” y como Apple también mete su pie en ese tiesto…

oculus-rift-ps4

Tal vez debamos prepararnos para que en los próximos cinco años, las cosas cambien sustancialmente. Los teléfonos seguirán ahí, las tablets también (seguramente sustituirán ventajosamente a los portátiles, porque de hecho ya lo hacen), los PCs se quedarán para trabajar, como debería haber sido siempre, y su uso en ocio quedará estacado en el mundo del jugón (las consolas también están teniendo ya serios problemas para imponerse a una plataforma netamente mejor). La realidad virtual nos la están metiendo como aquello de la rana en el barreño: primero la meten en agua tibia y van subiendo la temperatura. Cuando nos queramos dar cuenta, tendremos la realidad virtual hasta en la sopa, con el barreño hirviendo. Y para que veáis hasta que punto puede ser así, os recomiendo ver el capítulo 1×02 de Black Mirror. Lamentablemente (en mi opinión), es posible que sea una historia premonitoria.

Deja tu comentario

*