No sólo Apple XXXIV: El móvil X

samsung1

Recién salidos de una crisis monumental, Samsung vuelve a sorprendernos con lo que podría ser un futuro móvil (o tablet, o phablet, o vete a saber) cuya característica principal sería que… Es plegable. Así como suena. Se trataría de un smartphone que se dobla, que podría tener forma de concha y que lógicamente tendría una gran pantalla táctil e imitaría a los famosísimos móviles de Motorola que se hicieron tan famosos en los noventa y en la década pasada. Se trataría, por llamarlo de alguna forma, del Samsung Galaxy X.

Uno examina el invento que Samsung ha patentado recientemente y pensaría que se les ha terminado de ir la olla del todo: el dibujo tampoco es muy agraciado, admitámoslo, pero es que aparte de doblarse… No haría nada más. Básicamente es una pantalla flexible (ese invento que llevan vendiéndonos ya varios años pero que nadie aún ha visto) en una carcasa igualmente flexible que podría, al menos, doblarse por la mitad. Siendo esto así, y sin meternos en las cuestiones técnicas de como realizar semejante proeza, particularmente lo que me parece más interesante saber es si realmente merece la pena semejante esfuerzo.

Samsung fue de hecho quien dio el pistoletazo de salida a fabricar móviles cada vez más grandes con su malogrado Galaxy Note. Entendería que si todos los móviles fueran gigantescos y quisiéramos reducir espacio en nuestros bolsillos los quisieran doblar para minimizar espacio (lo que aún así se me antoja extraño porque pienso que lo más lógico fuera reducir el tamaño del aparato). Pero esto es un problema ya que ni los móviles son tan grandes como para no poder guardarlos en cualquier bolsillo o bolso, ni parece realmente necesario invertir tanto esfuerzo y tiempo en un desarrollo técnico que no parece tener demasiada utilidad a parte de, como digo, doblar el móvil por la mitad. Entiendo que posiblemente algunos lectores objetarán que eso al final depende del gusto del usuario. Y podemos estar de acuerdo en eso, pero eso no es óbice para que el invento en si mismo sea bastante tonto. Y a mi, lo que más me molesta es que lo hagan pasar por un gran avance técnico cuando realmente es algo bastante innecesario para la vida de las personas…

samsung2

A mi me preocupa la deriva que está tomando el mercado y especialmente esta empresa. ¿Esto es lo más novedoso que piensan producir en los próximos años? Realmente realizar este aparato tiene que tener una complejidad técnica importante: pantalla, placa base, batería, etc… Desarrollar esos elementos en buena conjunción sin restar rendimiento y funcionalidad tiene que ser algo cuya ingeniería supere lo actual pero… Más allá de que a algunas personas se les antoje tener un aparato aún más pequeño, en general innecesariamente: ¿qué problemas soluciona esto exactamente? A mi, como al 90% de la población, ninguno. Tal vez se me escapa algo, tal vez no veo un posible nicho de mercado más o menos grande que pueda sacar partido de esto. Hace unos años presentaron un posible prototipo, creo recordar que de Phillips, que permitía tener un móvil transparente, es decir, podías ver a través de él. Pero no transparente en el sentido de la famosa carcasa del iMac, sino que podías ver lo que había detrás de él (mano incluida) por medio de complicados mecanismos de cámara… O un modelo de móvil enteramente táctil… Imagino como habría que coger semejante aparato, o como solucionarían los problemas de manejo, que ya sólo con pensarlos se antojan complejísimos…

No sé vosotros, pero particularmente estos intentos desesperados por renovar la tecnología móvil me parecen absurdos. No es el camino. Los usuarios abandonamos los viejos modelos para incorporar los nuevos. Puede que intenten constantemente imponernos nuevas ideas, a veces con éxito y a veces no, pero al final los usuarios terminamos decantándonos por la idea que nos parece más útil y práctica. En su día adoptamos el smartphone como sucesor del móvil convencional. Ahora quieren volver a endilgarnos un móvil de castañuela haciendo parecer que es la última ola. Y ya suena a recochineo. Mal, Samsung, mal. Por aquí no vamos bien. Y últimamente no estáis muy finos que digamos…

Deja tu comentario

*