Domingo en el sofá 96: cómo elegir una microSD y anuncios antiguos de informática

Por fin la semana acaba y, como es habitual, en iPaderos lo hacemos con nuestro Domingo en el sofá, la sección donde podrás encontrar noticias que se salen de nuestra tónica habitual y, casi siempre, con una buena pizca de humor, curiosidades y entretenimiento.

Las tarjetas microSD se han convertido en el método más común para almacenar información en dispositivos de pequeño tamaño, como reproductores de música o cámaras de acción, o incluso para aumentar el almacenamiento de distintos tipos de terminales más grandes. Pero no todas son iguales, y por ello desde Hipertextual nos llega una pequeña guía para aprender a escoger adecuadamente la tarjeta idónea para nuestro uso.

micro

Lo primero a tener en cuenta es la capacidad, pues dependerá del contenido que queramos almacenar el necesitar más espacio o menos, aunque también tendremos que considerar cuál es el máximo que admite nuestro dispositivo. Una vez claras nuestras necesidades de espacio, la clase de la tarjeta es muy importante. El valor mostrado indica el mínimo de velocidad a la que opera una tarjeta, y existen microSD de clase 2, 4, 6 y 10, siendo esta última la más recomendable, pues nos permitirá grabar vídeo a una resolución de 1080P sin problema alguno. [Seguir leyendo…]

Domingo en el sofá LXXII: el efecto Coanda y las tarjetas de memoria SD

Por fin la semana acaba y, como es habitual, en iPaderos lo hacemos con nuestro Domingo en el sofá, la sección donde podrás encontrar noticias que se salen de nuestra tónica habitual y, casi siempre, con una buena pizca de humor, curiosidades y entretenimiento.

El efecto Coanda… Quizá te suene a chino, aunque cuando te enteres de que es una de las razones por la que vuelan los aviones ya te irás interesando más en él. Para que se produzca necesitamos un fluído (ya sea aire o agua) y un sólido en el que debe impactar, y con este simple ejemplo lo vas a entender de forma fácil.

Si quieres apagar una vela que tienes frente a ti, soplas y la corriente de aire apaga la llama. Si interpones una caja cuadrada y soplas, el aire rebota en las paredes de la caja y su dirección varía, dejando la vela encendida. Pero, ¿y si lo hacemos con una botella de vidrio? Si haces el experimento en casa verás como también consigues apagar la botella, y es que el efecto Coanda lo que consigue es que el fluido se pegue a las paredes del sólido en cuanto se encuentra con él. ¿Aun no lo has entendido?

efecto-coanda

Ahora ya queda todo más claro. Ya sabes lo que es pero, ¿para qué se utiliza? Pues tanto en el mundo de la aeronáutica como en el del automovilismo, para canalizar la mayor cantidad de aire posible hacia los difusores de la forma en que los ingenieros consideran más eficaz, consiguiendo de esta forma agarre o velocidad punta en caso de un Fórmula 1, o el empuje necesario para despegar en el caso de un avión. [Seguir leyendo…]