No sólo Apple XIII: NeXT y la World Wide Web


El primer servidor web de la historia (con su aviso: "!NO APAGAR, ES UN SERVIDOR!")

Apple ha tenido una influencia decisiva en la industria, pero aquí recordamos a los que han colaborado de forma decisiva al mundo tecnológico en el que vivimos fuera del «jardín vallado». Esta sección aparecerá a las 9:41 am, hora del pacífico, como nuestra sección «One More Jobs» (pulsa aquí para saber por qué).

El pasado 26 de febrero se cumplieron 25 años de la presentación del primer navegador web de la historia, desarrollado por Sir Tim Berners-Lee en su laboratorio del CERN, dando lugar a la revolución en el mundo informativo y comunicativo más importante desde la imprenta de Gutenberg. En estas últimas décadas, la WWW se ha convertido en el medio de comunicación más importante de nuestro tiempo, cambiando incluso los paradigmas sociales y culturales. Pues bien, las famosas WWW de la web provienen del nombre del primer navegador web de la historia: el World-Wide Web. Así se llamaba, y fue desarrollado inicialmente por Berners-Lee y sus compañeros de laboratorio en una máquina poco conocida incluso entonces pero muy utilizada en entornos de red y académicos: la NeXTcube de NeXT, la empresa que fundó Steve Jobs al ser expulsado de Apple.

Publicidad
El primer servidor web de la historia (con su aviso: "!NO APAGAR, ES UN SERVIDOR!")
El primer servidor web de la historia (con su aviso: «!NO APAGAR, ES UN SERVIDOR!»)

El de hoy no va a ser el típico artículo de retrospectiva, aunque de los desarrollos realizados en Next se derivaron los que después serían buques insignia de Apple a la vuelta del amigo Jobs a las trincheras de la manzana: Objective-C (hasta hace un año, el lenguaje de referencia en la multinacional) y OS X, que heredó no sólo su estructura Unix, sino otros muchos conceptos de NeXTSTEP, el sistema operativo desarrollado para las máquinas de la empresa. Aunque NeXT estaba tan de capa caída como Apple cuando en 1997 todo volvió a empezar, realmente podemos decir que su tecnología revitalizó a una Apple casi en quiebra, extendiendo su herencia no sólo a OS X, sino a iOS y todo el resto del software que conocemos. Y aunque por accidente y de manera totalmente sorpresiva, también la WWW le debe su naturaleza inicial a como estaban organizados y programados esos sistemas que se pergeñaron en los laboratorios del acelerador de partículas más grande del mundo, en Suiza.

NeXT Computer Inc., después llamada NeXT Software Inc. cuando se deshicieron de la división hardware, fue fundada por Jobs en 1985 a escasos meses de ser expulsado de Apple. Evidentemente, se trataba de un intento de revancha contra la empresa que había “parido” apenas casi diez años antes, y de hecho muchos de sus ingenieros provenían del entorno de la manzana. Eso de hecho llevo a las dos empresas a pleitos que fueron dirimidos años más tarde. Una vez más, la extrema perfección con la que Steve trataba todas sus creaciones era brutal: como ya pasó con los equipos en los que participó en Apple, los costes subieron escandalosamente por el perfeccionismo de cada detalle, incluido que el NeXTcube, que era literalmente un cubo negro de 30 cm. de lado, debía tener unos ángulos rectos perfectos, y el acabado de una cadena de sonido de alto coste. Y sí, para su desgracia, en su día esto también supuso que la división de hardware se fuera a pique y tuvieran que deshacerse de ella. La factoría de Fremont, la primera de las construidas, podía producir hasta 150.000 máquinas al año. Se fabricaron modelos como el NeXTstation y Turbo, a partir de los noventa, cuando la empresa estaba en su pleno apogeo. Por entonces ya era evidente que no vendían mucho (20.000 unidades en 1992, mucho menos que su competencia) y Canon, que fue uno de los principales avales de la empresa, fue abandonando las inversiones (de 100 millones en 1989 a 30 en 1993), aunque se consiguió mantener a flote hasta que fue adquirida por Apple en 1996, como condición para la vuelta de Jobs a la empresa.

Tim Berners-Lee con su creación, la WWW, en el entorno NeXTSTEP
Tim Berners-Lee con su creación, la WWW, en el entorno NeXTSTEP

Lo cierto es que la NeXTcube le llegó a Berners-Lee de chiripa, porque en realidad fue una compra realizada por Mike Sendall para su evaluación en el CERN, y se la endosó a él para realizar precisamente las pruebas. Realmente el entorno de NeXTSTEP ya era de por si potente como para permitir el desarrollo de un entorno tanto gráfico como de servidor ideal para lo que Tim tenía en mente. Usando los objetos de programación que fueron una característica fundamental del nuevo sistema (com NSText), le permitió a él y sus colaboradores desarrollar una interfaz gráfica que además daba la posibilidad de editar el contenido directamente en la propia ventana (aunque como todavía no existía el comando PUSH del servidor no se podían subir directamente al servidor y había que hacerlo por FTP). Tanto el navegador como el servidor fueron inicialmente desarrollados en lo que después, tras la adquisición de Apple, se llamaría Cocoa, la biblioteca base que todos los que hemos programado para OS X o iOS hemos usado, y que ahora tiene su reencarnación en Swift. Después algunos subalternos de Berners-Lee tradujeron la biblioteca original a C y se convertiría en la sacrosanta libwww que hizo en gran medida que la web se extendieran como la pólvora. Realmente no podemos saber hasta que punto Jobs era consciente de esto y si le daba realmente importancia, pero que uno de los inventos más vitales de la historia reciente se desarrollara en el sistema que salió de su mente y de sus ingenieros es probablemente algo que puede enorgullecer a cualquiera. Aunque sabemos que no era alguien especialmente dado a presentar sus éxitos como propios…

Ahora ya todo esto es historia. Como anécdota, dos de los juegos más famosos de la historia, Wolfenstein 3D y Doom fueron desarrollados por John Carmack en una NeXTcube, incluso antes que la web de Sir Tim Berners-Lee. En 1993 se abandonó el negocio del hardware, que era ruinoso, para dedicarse al software, y menos mal, porque no habría podido escribir este artículo si lo hubieran hecho antes… En NeXT, Jobs ya tenía claro que el sistema tenía que ser de tipo Unix y que había que portarlo a máquinas Intel (cosa que luego haría, lo antes que pudo, con el iMac y el OS X). La cantidad de innovaciones que se dieron en NeXT fue enorme, y aunque ahora ya no queda nada de esta empresa aparte de posiblemente mucho código dentro de los sistemas operativos y aplicaciones de Apple, podemos recordar de manera sorprendente como ese aparato de 1 pie de lado inició una revolución social y cultural que aún estamos viviendo (o sufriendo, según se mire), y se convirtió en la base del éxito de la empresa que conocemos hoy día como Apple.

Anterior 5 apps gratis por tiempo limitado para iOS (28-febrero-16)
Siguiente El iPad Pro de 9,7" se retrasa al día 21 y tendrá cámara de 12MP y vídeo 4K

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *