¿Es el Apple Watch una excusa con mucho estilo?


¿Podría ser que el Apple Watch, ese dispositivo que muchos dicen que Jobs no hubiera sacado al mercado, que otros dicen que es un fracaso comercial y que de forma más simplista, simplemente se degrada como mero gadget decorativo, algo más relevante en Apple de lo que podamos pensar a primera vista? Pues según Tim Bajarin, importante consultor tecnológico, así sería, llegando a afirmar que formaría parte de una estrategia que Jobs ordenó desarrollar antes de morir pero por razones aparentemente distintas de lo que la mayoría cree.

16825-13879-13811-8873-stevejobs-111007-2-l-l

Publicidad

Poca broma con esto: sabemos que Jobs estuvo luchando contra el cáncer al menos durante 10 años y como es lógico, eso genera en uno la necesidad de entender porqué ocurren estas cosas y como intentar solucionarlas. Pero si a eso le sumas ser un grande de la industria tecnológica y alguien con unas ilimitadas ansias de generar soluciones prácticas, al final lo que resulta es que, posiblemente, Apple ya tuviera en aquel entonces (antes del 2011) una estrategia de generación de tecnología orientada a la salud que ahora se está traduciendo en todo un ecosistema de calado único en la industria de retail (evidentemente, software y hardware médico hay a porrillo, pero limitado al mundo profesional). Y el Apple Watch podría ser la pieza clave para entender porqué Apple está invirtiendo tanto tiempo, esfuerzo y dinero en esta cuestión.

Apple Watch es un dispositivo que en apariencia parece dirigido a ser un aparato meramente decorativo, como lo son hoy día los relojes (con los ordenadores y los móviles, la mayoría de las personas ya no requieren de llevar un reloj en su muñeca todo el día, que aparte de incómodo, realizan muchas menos funciones de lo que permite cualquiera de esos aparatos; yo soy un buen ejemplo de ello, hace años que no calzo relojes). Pero como sabemos, el Apple Watch no es meramente un reloj: es un aparato de captura de información corporal, como la temperatura, las pulsaciones, y otras múltiples variables (tatuajes mediante) que recopila la app Salud del iPhone. Yo no soy alguien especialmente hipocondríaco ni con una necesidad especial en ese sentido, pero mucha gente si está muy necesitada de conocer esos datos y gestionarlos. HealthKit, ResearchKit y CareKit completan el círculo de software para que los desarrolladores puedan implementar sus propias apps de forma sencilla y fiable para gestionar esos datos. ¿Por qué una empresa se toma tantos esfuerzos en un área en el que aparentemente no van a obtener pingües beneficios como acostumbra Apple, y que además ni siquiera es de su ramo?

La respuesta puede estar en que el propio Steve Jobs dejó establecida esta estrategia antes de morir, y que Apple está siguiendo esa estrategia de forma fidedigna con este ecosistema de hardware y software que tendría como objetivo algo que evidentemente nosotros ya no podemos confirmar porque el protagonista ya no está entre nosotros, pero que parece evidente por su trayectoria: conseguir que los clientes de Apple tuvieran una experiencia de salud añadida a la habitual de los productos de la manzana. Yo me lo creo, y ya lo expresé en un artículo hará un año, concordando con este consultor que básicamente vendría a decir lo mismo. Siendo así, vemos un nivel de profundidad mucho mayor en las acciones de Apple y en las del propio Jobs. Podemos especular sobre estas y otras razones, pero tampoco seamos tontos: El Apple Watch ha vendido cerca de 15 millones de unidades con unos ingresos de entre 2 a 3 mil millones de dólares, que no es moco de pavo. Hay muchos que sostienen que Jobs dejó la estrategia para los próximos diez años como mínimo marcada antes de fallecer. Yo me lo creo.

Vía: AppleInsider

Anterior 8 apps gratis por tiempo limitado para iOS (9-mayo-16)
Siguiente Apple patenta nuevas cubiertas con pantalla

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *