Microsoft Surface Book: el convertible de Windows ha llegado


Por fin parece que Microsoft ha entendido una cosa: que tiene que sacar sus propios ordenadores para poder competir con Apple. En la era PostPC, donde se venden cada vez menos equipos PC compatibles (Apple ya vende más dispositivos iOS que PCs en el mundo), seguir confiando en que tu sistema seguirá siendo líder por mucho tiempo pasa por remodelar ciertas ideas al respecto de como debe llegar ese sistema al público. Y Microsoft ha lanzado su ofensiva: Microsoft Surface Book.

650_1200

Publicidad

Básicamente, el nuevo aparato de Microsoft, que podría definirse como el primer ordenador fabricado enteramente por la marca de software más conocida del mundo, es una tableta Surface «hipervitaminada» de 13 pulgadas con un teclado extraíble con teclas retroiluminadas y un trackpad de gran tamaño. Pesa 1,5 kg y tiene un grosor de entre 13 y 28 mm (en modo tablet, sólo 7,7 mm y 725 gramos de peso). Además, se puede usar el nuevo Surface Pen con 1024 niveles de presión y magnético. Además, no anda escaso de hardware: 16 GB de RAM, core i7 y se le puede agregar una tarjeta dedicada GeForce. La nota discordante es el Bluetooth 2.0, algo anticuado para un modelo recién salido del horno. En cuanto a la batería, estamos hablando de 12 horas de reproducción de vídeo continua. Y naturalmente, Windows 10. Estas características son impresionantes, pero hay que ver si realmente son suficientes para que una empresa sin recorrido en el mundo del PC a nivel de hardware (más allá de teclados y ratones, y poco más) puede afrontar un desafío como este.

Para empezar, el precio. La versión de 128 GB SSD, 8 GB de RAM y un core i5 costará 1.499 dólares. Para empezar, lo que sería un MacBook Air de 256 GB SSD y 8 GB de RAM con un core i5 cuesta 1.299 dólares. Sí, la pantalla no es táctil, pero cuando trabajas con un portátil, no es lo que se dice imprescindible. Pero la versión de 512 GB SSD, con 16 GB de RAM y core i7 costará 2.700 dólares, es decir, 200 dólares más que el MacBook Pro de las mismas características. Ya para empezar la cosa no va muy bien en lo que respecta a precios. En opinión del que suscribe, demasiado caro teniendo en cuenta que, supuestamente, competirá con Apple en esos rangos de precios. Pero también podemos verlo desde otra perspectiva: que intenten competir con el iPad Pro. En ese caso, la cosa es aún más complicada, puesto que ahí tenemos que hacer una comparación ya no sólo por precios (a nivel de hardware son dos máquinas totalmente distintas) sino a nivel de sistema. Windows aún no ha podido llegar a la altura de iOS en dispositivos móviles ni lejanamente, como ha demostrado el hecho de que Microsoft haya tirado la toalla en móviles. Los que tachan a iOS de «sistema de juguete» ya no es que desconozcan el sistema en si y lo que puede hacer, sino que desprecian un sistema que no sólo ha vapuleado a Windows después de varios años de compartir el mercado, sino que su potencia se ha demostrado sobradamente en las apps que existen ahora mismo en el mercado y en las demos que hemos podido presenciar de los productos en distintos eventos.

Y a la cuestión del sistema quiero referirme a continuación. El problema fundamental que se está encontrando la industria del PC es que cada vez menos gente quiere comprar PCs. Y uno de los responsables principales de ello ha sido, precisamente, Microsoft con su Windows, que la mayoría de los usuarios, que son de perfil medio-bajo, nos guste o no, desprecian, o incluso temen en algunos casos, y que han visto en los móviles y tablets una colchoneta de salvación para sus necesidades telemáticas. Microsoft ya anda por la cuarta generación de un producto que no ha podido ni tocar de lejos al iPad, y que con este último intento sigue sin saber muy bien con quien está compitiendo. Por un lado, si compite con el MacBook, ya sólo por precio y prestaciones (además de sistema operativo) sale perdiendo. Pero si está intentando competir con el iPad Pro, el problema es mayor. Ambos productos son nuevos, pero mientras que iPad Pro tiene tras de si la estela legendaria del iPad y sus apps, el Surface Book tiene que aguantarse con tres hermanos fallidos y una biblioteca de aplicaciones exigua, siendo generosos, y que no consigue crecer a pesar de que las instalaciones de Windows 10 no van mal (sus polémicas serían un buen tema para otro artículo). Evidentemente, es pronto para saber si este producto puede tener éxito o iniciar una gama de productos hardware exitosos para Microsoft. Personalmente les deseo suerte, la competencia siempre es buena. Que lo consigan, ya es harina de otro costal.

 

Vía: Xataka

Anterior 12 aplicaciones gratuitas por tiempo limitado (6-octubre-15)
Siguiente 8 aplicaciones gratuitas por tiempo limitado (7-octubre-15)

3 Comentarios

  1. Ed33j
    7 de octubre, 2015
    Responder

    Un poco de imparcialidad no te caería mal amigo redactor, si Apple sacó un Ipad Pro, será porque quiere competir con la Surface Pro, dice un dicho: Cuando el río suena… Es porque agua lleva.. Siendo honestos el Ipad Pro no es mas un ipad excesivamente grande con un sistema operativo pensado para móviles y tabletas, por ello la Surface Pro 4 se lo lleva de corbata, y si no … Pregúntale a un ingeniero con cual de los dos se quedaría para hacer trabajos que requieran de verdadera productividad. No un ipad enorme para estar jugando candy crush…

    • eladiom
      8 de octubre, 2015
      Responder

      @Ed33j. Hola Ed33j. Son equipos muy distintos. Apple en eso está distinguiendo las cosas mucho. Por un lado sus tabletas con iOS y por otro sus portátiles con OS X. Orientados a personas y tipos de trabajo distintos. El iPad Pro va a los que quieren una tableta potente. El MacBook 2015 va a los que quieren un portátil "muy portátil". Es aquí donde yo creo que radica la verdadera apuesta de Microsoft. Está intentando hacer un único equipo que satisfaga ambas cosas: la potencia de un portátil y la versatilidad de una pantalla táctil y un equipo móvil. Es una apuesta arriesgada, porque lo que funciona bien en pantalla táctil no suele ir bien en escritorio y viceversa. PEro bueno, lo que está claro es que el primer paso para que la experiencia de usuario sea mínimante decente es construir también el hardware. Y Microsoft está (por fin) yendo por ese camino. Cuando salgan las primeras Surface a la calle veremos qué tal van. Pero yo creo que en mi opinión, por su elevado precio, vienen a competir con los MacBook, no con los iPad Pro. Por cierto, te agradezco mucho que nos des tu opinión con educación. Nos encanta recibir opiniones de todo tipo y color y mucha gente equivoca discrepar con ser grosero. Es un gustazo recibir comentarios educados como el tuyo.

    • lainon
      8 de octubre, 2015
      Responder

      Hola, gracias por escribir. Como menciona @eladiom, son equipos muy diferentes y como habrás podido notar, el artículo destaca las bondades de un equipo que, por ser un híbrido, tiene características de una tablet y un portátil, y es lo que he intentado analizar en el artículo, las posibilidades de competencia por ambos lados. Lo que es un hecho es que Microsoft no ha despegado en el mundo móvil, ni por el lado de los teléfonos ni por el lado de las tablets. Por mucho que la Surface sea, sobre el papel, más potente que un iPad o un iPad Pro, en la práctica los usuarios prefieren el iPad, ahí están las ventas. Otro detalle que mencionas, el del ingeniero productivo, es un cliché del mundo Windows que se repite a menudo y que en lo que se refiere al actual estado tecnológico que vivimos, ya no tiene mucho sentido. Es probable que un ingeniero prefiera una Surface a un iPad Pro, pero es que no van dirigidos al mismo público. Y al mismo tiempo, es posible también que el ingeniero prefiera un MacBook a una Surface, ya no tanto por hardware, que tienen más o menos el mismo, que por software, que es donde está la diferencia. Por último, que Apple sacó iPad Pro para competir con Surface… Perdóname si te digo que no es muy probable que eso sea cierto, ya que Surface no ha triunfado en ninguna de sus versiones ni siquiera contra las tablets de fabricantes como HP o Dell, así que dudo mucho que Apple tenga "miedo" del producto de Microsoft. Mi opinión es que la apuesta de Apple va más para competir con las tablets Android de gama alta que con la Surface, con la que no coincide ni en hardware ni en software. Saludos.

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *