Apple confirma que reduce la velocidad del iPhone si hace frío o la batería se ha degradado, no afecta al iPad


Batería del iPhone 6 Plus

Tras varios días con muchos usuarios sospechando en redes sociales como Reddit que su iPhone se vuelve efectivamente más lento con el paso del tiempo, Apple ha confirmado hoy que ese es efectivamente el caso, y que se trata de una nueva funcionalidad introducida en iOS 11.2.1 en una serie de iPhones: El iPhone 6, 6 Plus y SE. El iPhone 7 también ha recibido esta mejora con iOS 11.2.

Batería del iPhone 6 Plus

Publicidad

Lo curioso del caso es que Apple no hace esto para programar la obsolescencia de sus máquinas y empujar a los usuarios a comprar un nuevo modelo, como muchos llevan años argumentando. La verdadera razón es que Apple intenta conseguir que un iPhone con unos años de antigüedad pueda continuar utilizándose normalmente a pesar de tener una batería que, con el paso del tiempo y los ciclos de carga y descarga, ya ha perdido efectividad.

Aunque esto no es un problema de Apple, todas las baterías de iones de litio que utilizamos hoy en día en cualquier aparato, desde una tableta como el iPad a un coche eléctrico, sufren de este problema; con el paso del tiempo, y sobre todo con los ciclos de carga y descarga, las baterías se degradan. Incluso si no la utilizas, con el paso del tiempo la batería de un iPad dejará de poder almacenar tanta energía como cuando era nueva. No hay nada que Apple pueda hacer para evitar este problema, porque a día de hoy, las baterías de iones de litio son las mas asequibles, producibles en masa y seguras del mercado. Se están investigando nuevos tipos de batería, pero no son seguras, o no se pueden fabricar en masa… por ahora, este es un problema que no se ha conseguido solucionar, aunque gracias al menor consumo energético de los procesadores que se utilizan hoy en día en teléfonos, tabletas u ordenadores, se ha conseguido incrementar la duración de la carga de las baterías enormemente. Hace sólo diez años, un ordenador portátil que aguantara tres horas encendido, incluso sin hacer nada, era considerado normal. Hoy en día es habitual que un ordenador portátil, mucho más delgado que los de hace diez años, aguante hasta diez horas encendido sin ningún problema… utilizando exactamente las mismas baterías de iones de litio que antes.

Volviendo al iPhone, parece que con iOS 10.2.1 Apple instaló un nuevo proceso que funciona en segundo plano, un demonio
como se suelen llamar, que regula la velocidad de la CPU (procesador central) y GPU (procesador gráfico) para evitar picos de demanda energética muy elevados, que la batería podría no ser capaz de satisfacer, dando como resultado apagados repentinos del dispositivo. Justo antes de que Apple publicara iOS 10.2.1, muchos usuarios de iPhone 6 reportaron que sus máquinas se apagaban sin más incluso con un 40% de carga de batería restante. La razón era esa… una tarea que pone la CPU al 100% requería de un pico de potencia que la batería, ya degradada por el uso habitual, no podía suministrar. En esos casos, el sistema simplemente se apaga. Si uno lo vuelve a encender, se enciende de nuevo como si no hubiera pasado nada, al menos hasta que haya otro pico de necesidad máxima de energía. El proceso powerd disminuye la velocidad de la CPU cuando se exige esa potencia para que ese pico de energía que se demanda sea más suave y permita al sistema permanecer encendido, y sobre todo, llegar al final del día.

La temperatura también puede jugar un papel importante; un frío extremo o demasiado calor también puede hacer que el sistema se apague repentinamente… y powerd también ajusta la potencia de la CPU y GPU para intentar suavizar los requerimientos de energía en esas situaciones.

Ésta ha sido la declaración de Apple:

Nuestro objetivo es entregar la mejor experiencia para nuestros clientes, lo que incluye rendimiento en general y prolongar la vida útil de sus dispositivos. Las baterías de iones de litio se vuelven menos capaces de suministrar suficiente corriente en picos elevados de demanda energética, por ejemplo en condiciones de frío, cuando la batería tiene poca carga o cuando envejecen con el tiempo, lo cual puede resultar en un dispositivo que se apaga inesperadamente para proteger sus componentes electrónicos.

El año pasado lanzamos una nueva funcionalidad para iPhone 6, iPhone 6S e iPhone SE, que suaviza los picos de demanda energética instantáneos para prevenir que el dispositivo se apague inesperadamente cuando se dan estas condiciones. Acabamos de extender esta funcionalidad al iPhone 7 con iOS 11.2, y planeamos hacer lo mismo para otros productos en el futuro.

Por ahora el iPad parece no verse afectado y Appel no ha instalado ese demonio powerd en las versiones de iOS de estas máquinas, probablemente porque tienen una batería más grande, que siempre puede satisfacer demandas de energía altas y repentinas incluso cuando ya se han degradado un poco con el paso de los años. Esto podría cambiar en el futuro, pero por ahora parece que los usuarios de iPad nos libramos. El día que esta situación cambie, por supuesto, os lo haremos saber.

Vía: iPhonerosTras varios días con muchos usuarios sospechando en redes sociales como Reddit que su iPhone se vuelve efectivamente más lento con el paso del tiempo, Apple ha confirmado hoy que ese es efectivamente el caso, y que se trata de una nueva funcionalidad introducida en iOS 11.2.1 en una serie de iPhones: El iPhone 6, 6 Plus y SE. El iPhone 7 también ha recibido esta mejora con iOS 11.2.

Batería del iPhone 6 Plus

Lo curioso del caso es que Apple no hace esto para programar la obsolescencia de sus máquinas y empujar a los usuarios a comprar un nuevo modelo, como muchos llevan años argumentando. La verdadera razón es que Apple intenta conseguir que un iPhone con unos años de antigüedad pueda continuar utilizándose normalmente a pesar de tener una batería que, con el paso del tiempo y los ciclos de carga y descarga, ya ha perdido efectividad.

Aunque esto no es un problema de Apple, todas las baterías de iones de litio que utilizamos hoy en día en cualquier aparato, desde una tableta como el iPad a un coche eléctrico, sufren de este problema; con el paso del tiempo, y sobre todo con los ciclos de carga y descarga, las baterías se degradan. Incluso si no la utilizas, con el paso del tiempo la batería de un iPad dejará de poder almacenar tanta energía como cuando era nueva. No hay nada que Apple pueda hacer para evitar este problema, porque a día de hoy, las baterías de iones de litio son las mas asequibles, producibles en masa y seguras del mercado. Se están investigando nuevos tipos de batería, pero no son seguras, o no se pueden fabricar en masa… por ahora, este es un problema que no se ha conseguido solucionar, aunque gracias al menor consumo energético de los procesadores que se utilizan hoy en día en teléfonos, tabletas u ordenadores, se ha conseguido incrementar la duración de la carga de las baterías enormemente. Hace sólo diez años, un ordenador portátil que aguantara tres horas encendido, incluso sin hacer nada, era considerado normal. Hoy en día es habitual que un ordenador portátil, mucho más delgado que los de hace diez años, aguante hasta diez horas encendido sin ningún problema… utilizando exactamente las mismas baterías de iones de litio que antes.

Volviendo al iPhone, parece que con iOS 10.2.1 Apple instaló un nuevo proceso que funciona en segundo plano, un demonio
como se suelen llamar, que regula la velocidad de la CPU (procesador central) y GPU (procesador gráfico) para evitar picos de demanda energética muy elevados, que la batería podría no ser capaz de satisfacer, dando como resultado apagados repentinos del dispositivo. Justo antes de que Apple publicara iOS 10.2.1, muchos usuarios de iPhone 6 reportaron que sus máquinas se apagaban sin más incluso con un 40% de carga de batería restante. La razón era esa… una tarea que pone la CPU al 100% requería de un pico de potencia que la batería, ya degradada por el uso habitual, no podía suministrar. En esos casos, el sistema simplemente se apaga. Si uno lo vuelve a encender, se enciende de nuevo como si no hubiera pasado nada, al menos hasta que haya otro pico de necesidad máxima de energía. El proceso powerd disminuye la velocidad de la CPU cuando se exige esa potencia para que ese pico de energía que se demanda sea más suave y permita al sistema permanecer encendido, y sobre todo, llegar al final del día.

La temperatura también puede jugar un papel importante; un frío extremo o demasiado calor también puede hacer que el sistema se apague repentinamente… y powerd también ajusta la potencia de la CPU y GPU para intentar suavizar los requerimientos de energía en esas situaciones.

Ésta ha

Por ahora el iPad parece no verse afectado y Appel no ha instalado ese demonio powerd en las versiones de iOS de estas máquinas, probablemente porque tienen una batería más grande, que siempre puede satisfacer demandas de energía altas y repentinas incluso cuando ya se han degradado un poco con el paso de los años. Esto podría cambiar en el futuro, pero por ahora parece que los usuarios de iPad nos libramos. El día que esta situación cambie, por supuesto, os lo haremos saber.

Vía: iPhoneros

Anterior Apple publica iOS 11.2.5 beta 2
Siguiente Civilization VI ya disponible en la App Store para iPad

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *