iPad Pro vs iPad 2018. Y ahora ¿Qué iPad me compro?


Concepto de diseño de Benjamin Geskin de cómo sería un iPad Pro con Face ID

Si estabais pensando en renovar vuestro iPad o en adquirir uno por primera vez, seguro que os estaréis preguntando cuál de los modelos es mejor para vosotros. Ahora que Apple ha presentado su nuevo modelo de bajo coste orientado a la educación, es más difícil que nunca decantarse por cuál de todos ellos se adapta mejor a nuestras necesidades y cuál nos ofrece más por menos dinero. Pues bien, en iPaderos nos hemos puesto manos a la obra y vamos a intentar facilitaros la labor mediante esta pequeña comparativa.

Publicidad

En este artículo, descartaremos tanto el iPad Pro de 12,9 pulgadas como el iPad mini 4. El primero, por el tamaño de su pantalla, puesto que sus 12,9 pulgadas lo hacen excesivamente aparatoso para un uso mixto de trabajo y ocio como nos ofrecen su hermano pequeño de 10,5 y el nuevo iPad 2018. El iPad mini 4 lo descartamos, además de por el tamaño de su pantalla (7,9 pulgadas), por su incompatibilidad con el Apple Pencil, puesto que es el único iPad que no es compatible con este ‘complemento’ que nos ofrecen los chicos de la manzana mordida. Así pues, haremos una breve comparación del iPad Pro de 10,5 pulgadas y el iPad 2018 de 9,7. Vamos a ver las diferencias:

Dimensiones y peso:

El iPad Pro de 10,5” tienen unas medidas de 25,06 x 17,41 x 0,61 cm (Alto x Ancho x Grosor), frente a los 24 x 16,95 x 0,75 cm del nuevo iPad 2018. Es decir, a pesar de su mayor tamaño de pantalla, apenas es un centímetro más alto y medio más ancho que el nuevo modelo; además, es más fino que el modelo de 9,7 pulgadas, lo que hace que ambos tengan el mismo peso, 469 g en el modelo Wi-Fi, 477 g en el modelo LTE (vamos a despreciar el gramo de diferencia existente en éste último).

Pantalla:

Ambos modelos poseen una pantalla Retina retroiluminada por LED con Multi-Touch y una densidad de 264 píxeles por pulgada. Además, ambas pantallas llevan una cubierta oleófuga antihuellas, que evita que el cristal se ensucie en exceso.

Y hasta aquí los parecidos, porque el iPad Pro además de una pantalla mayor, con 10,5 pulgadas frente a las 9,7 del iPad 2018, posee una resolución de 2.224 x 1668 Pixels, mientras que la del modelo de 9,7 es de 2.048 x 1536.

Pantalla iPad Pro

Además, el iPad Pro cuenta con una pantalla con laminación integral y película antirreflectante con tan solo un 1,8 % de reflectividad; una gama cromática amplia (P3) que multiplica los matices de verdes y rojos, haciendo las imágenes más vivas; pantalla True Tone, imitando la absorción de la luz de una hoja de papel, con lo que se consigue que la pantalla luce un modo más natural; y la tecnología ProMotion, que admite una frecuencia de actualización de 120 Hz frente a los 60 de las pantallas estándar (algo que hay que ver para poder explicar la diferencia).

Procesador:

Otra gran diferencia entre ambos dispositivos es el chip. Aunque ambos llevan un coprocesador M10 integrado, pero el iPad 2018 viene provisto de un Chip A10 Fusion de cuarta generación con arquitectura de 64 bits, mientras que el modelo Pro posee un Chip A10X. Si bien la diferencia respecto a la CPU no es excesiva, en el caso de los gráficos el iPad Pro es 1,5 veces más rápido procesando gráficos que el nuevo iPad, lo que puede marcar la diferencia en ciertas labores de diseño o con apps que exijan un alto rendimiento gráfico.

A10X

Cámaras y grabación de vídeo:

En las cámaras también existe una diferencia notable. Es cierto que no solemos utilizar nuestros iPads para ir por la calle haciendo fotos (para eso ya tenemos al iPhone), pero puede resultar un valor añadido a tener en cuenta a la hora de decantarnos por uno u otro. 

En este caso, el iPad Pro sí que le da un buen repaso al nuevo iPad. Su cámara, la del Pro, es la misma que la del iPhone 7, contando con una resolución de 12 Mpx, frente a los 8 Mpx de su hermano menor, estabilización óptica de imagen, flash, True Tone con cuatro LED y grabación de vídeo a 4K HD, mientras que el iPad 2018 sólo llega a grabar en 1080p HD.

La cámara FaceTime también presenta grandes diferencias, como los 7 Mpx de resolución y la grabación de vídeo en 1080p Hd en el caso del modelo Pro, frente a los 1,2 Mpx y la grabación 720p HD del modelo presentado en la Keynote de Chicago.

Audio: 

El nuevo iPad tiene dos altavoces, mientras que su hermano Pro posee cuatro, algo que, sin duda, marca la diferencia, aunque quizá parezca algo que carece de importancia, siempre es bueno tener todos los factores en cuenta para tomar una decisión. 

Apple Pencil y Smart Keyboard:

El iPad Pro es compatible con el Apple Pencil y con el Smart Keyboard, gracias a su Smart Connector. No así el iPad 2018 que, si bien es compatible con el Apple Pencil, no lo es con el teclado de Apple, aunque sí con teclados Bluetooth de terceros.

Batería y sensores:

Ambos modelos prometen una batería de hasta 10 horas de duración navegando por Internet vía WI-Fi o de reproducción de vídeo o música.

En cuanto a sensores, los dos modelos poseen Touch ID (de 2.ª generación en el caso del Pro), giroscopio, acelerómetro, sensor de  luz ambiental y barómetro. 

Precios y modelos:

Además de en el precio, podemos encontrar otra diferencia significativa en las capacidades. El iPad Pro se encuentra disponible en 64, 256 y 512 Gb, mientras que el nuevo iPad sólo lo encontraremos en 32 y 128 Gb.

En cuanto al precio, podemos hacernos con un iPad Pro de 10,5 pulgadas por 729, 899 y 1119 euros respectivamente (al modelo LTE habría que añadirle 160 euros más). El nuevo iPad, sin embargo, tiene un precio de 349 y 439 euros respectivamente (130 euros más si queremos el modelo LTE).

Conclusión:

¿Hay una respuesta fácil a la pregunta de qué iPad elegir? Pues la verdad es que no. Ahora que Apple le ha dado un empujón a su iPad de ‘bajo coste’ dotándole de compatibilidad con el Apple Pencil, gracias a teclados de terceros y, por supuesto, por razones económicas (la diferencia de precio ronda los 400 euros), se ha convertido en un digno rival del modelo Pro, sobre todo para quienes no necesiten la potencia de éste o utilicen su tablet para poco más que navegar por Internet, comprobar el correo y ver vídeos.

La elección de qué modelo comprar siempre será de cada cuál, pero si no necesitáis un rendimiento brutal o utilizáis el iPad para el consumo de contenidos multimedia y alguna labor de poco peso, y además, no queréis gastaros demasiado dinero, el iPad presentado en la Keynote de Chicago es más que suficiente y no os decepcionará.

Sin embargo, si necesitáis editar vídeos en 4K, queréis disfrutar de una potencia, una pantalla y un sonido como nunca habéis disfrutado en una tablet, por no mencionar la posibilidad de añadirle el Smart Keyboard, una auténtica maravilla que marcará un antes y un después en cuanto a productividad con el iPad se refiere, y no os importa el aspecto económico, el modelo Pro es, sin lugar a dudas, vuestro iPad.

Anterior Apple lanza iOS 11.3
Siguiente iOS 12: ¿Qué sabemos hasta ahora?

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *