Domingo en el sofá LXVII: Lentillas que hacen fotos y las baterías de los coches eléctricos


Por fin la semana acaba y, como es habitual, en iPaderos lo hacemos con nuestro Domingo en el sofá, la sección donde podrás encontrar noticias que se salen de nuestra tónica habitual y, casi siempre, con una buena pizca de humor, curiosidades y entretenimiento.

Si has tenido ocasión de probar las lentes de contacto, o llamadas también lentillas, te habrás dado cuenta que en muchas ocasiones son la alternativa perfecta a las gafas, pues permiten mantener una visión perfecta sin el incordio de mantenerlas limpias o, simplemente, de llevarlas todo el día encima. Tras su invención en el siglo XIX, las primeras fueron de vidrio, hasta que unos 50 años más tarde consiguieron fabricarlas de metacrilato, y otros compuestos más blandos, permitiendo moldearse y tomar la forma del ojo. Desde esa gran evolución en sus materiales, poca novedad han tenido. Aunque han llegado nuevos materiales, a nivel conceptual se ha mantenido en la idea del siglo XIX.

Publicidad

Aunque desde Hipertextual nos cuentan que compañías como Samsung o Google están ya trabajando para poder llevar sus capacidades a un nivel superior, hasta el punto de poder medir el nivel de glucosa, o incluso poder conseguir tomar fotos con ellas con solo un parpadeo.

Lentillas-Futuro

Por supuesto, una vez tomada la foto la idea no sería útil si no pudiéramos transferirla a nuestro móvil o tablet. Eso es justamente la patente que ha solicitado Sony, además de poder hacer zoom, variar la apertura o enfocar en diferentes zonas. Según otra patente solicitada por Google, la alimentación de estas funciones se producirían mediante la inclusión de microscópicas celdas solares capaces de obtener energía de la luz del ambiente. La verdad es que poder incluir tal cantidad de tecnología en un espacio tan minúsculo es tan solo una muestra de la velocidad que alcanza este mundo. Quién sabe si en el futuro tendremos que cambiar iPaderos por «Lentilleros»

Cambiando de tema, hace unas semanas os contamos cómo era utilizar un Tesla Model S a diario, y os comentamos que uno de los mayores handicaps a la hora de utilizar un coche eléctrico, sobre todo en viajes largos, era la autonomía con una carga, y el tiempo de carga de las baterías. Estas, las baterías, se tratan del elemento más costoso en un coche eléctrico, y al igual que nos ocurre en nuestros dispositivos electrónicos, se degradan con el tiempo y el uso.

Pues también desde Hipertextual nos llega una buena noticia para todos aquellos que estén pensando en comprar un coche eléctrico, y es que el coste de las baterías de los mismos sigue cayendo día tras día. Esta tendencia a la baja permitirá instalar más baterías en los coches que las necesiten, abaratar la compra del mismo y, dado el caso, fabricar baterías con mayor capacidad al mismo precio.Grafico_bat

Según la empresa Tesla, el nuevo Model 3 tendrá un coste de 260 dólares por KWh, aunque se trata de un sistema de baterías mucho más compacto y con mayor densidad que las usadas en la mayoría de eléctricos, por lo que son más elevadas que en estos últimos. En un eléctrico convencional el coste ronda unos 140 dólares por KWh, casi la mitad, aunque la diferencia en autonomía es notable.

Esperemos que se estabilice el precio en una cuantía lógica, que permita a los fabricantes de vehículos eléctricos obtener una autonomía mayor a 400 km a un precio razonable.

Si no quieres perderte artículos como éste, aquí puedes leer todas las entradas de Domingo en el sofá para acabar la semana con un toque de curiosidad. Y síguenos en Facebook y Twitter para estar al día de todas nuestras entradas.

Anterior Wallpaper de la semana #119: Jardín botánico
Siguiente No sólo Apple XVIII: El gremio de los videojuegos

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *