Apple y el FBI investigan la filtración de imágenes íntimas de famosas


Llevamos poco más de dos días desde que se conociese la filtración (obviamente, sin autorización) de imágenes íntimas de algunas famosas como Jennifer Lawrence, Mary Elizabeth Winstead o Kate Upton. La publicación de estas fotografías se hizo después de hackear, supuestamente, las cuentas personales en la nube de las afectadas.

FBI

Publicidad

Efectivamente, muchas de ellas utilizan dispositivos iOS y guardan sus archivos en iCloud, lo que ha llevado a muchos medios a afirmar que la filtración se ha producido por un fallo de seguridad en el servicio online de Apple.

La compañía no ha confirmado esta circunstancia, aunque ya ha anunciado públicamente que está trabajando en esclarecer los hechos. Una investigación a la que se ha sumado el FBI, dada la transcendencia de la filtración, que supone una violación de la intimidad de las afectadas.

El pasado viernes se hizo público un script desarrollado en Python que utilizaba un método de fuerza bruta para obtener la contraseña de una cuenta de iCloud. Apple cerró la vulnerabilidad en unas pocas horas, tiempo suficiente para que el o los hackers tuviesen acceso a fotos de algunas cuentas. Sin embargo, como se ha sabido después, algunas de estas fotos son más antiguas, con lo que su robo se pudo haber producido hace bastante tiempo. También podría haber aprovechado técnicas de ingeniería social para descubrir las contraseñas (recordemos que los usuarios somos, habitualmente, el eslabón más débil en lo que respecta a la seguridad informática).

A este último dato se suma el que, si alguien intenta acceder a una cuenta de iCloud desde un dispositivo diferente al que utilizamos habitualmente, recibiremos un correo electrónico de Apple informando de la situación.

Además, algunas fotos proceden de otros servicios en la nube (como Dropbox) e incluso de dispositivos Android y Windows.

A estas alturas no vamos a volver a la discusión recurrente sobre si es adecuado o no hacerse este tipo de fotografías con el móvil y guardarlas en un servicio en la nube. Ésa no es la cuestión. El problema aquí es que se ha robado y filtrado información privada de una serie de personas. Famosas, sí. Pero hubo un revuelo similar cuando saltó el caso de la NSA estadounidense y nadie dijo que la culpa era de los usuarios por guardar datos personales en la nube.

Mientras se resuelve el caso (que se resolverá y tendrá graves consecuencias para los autores), lo que sí tenemos que hacer es recomendar un uso responsable de las contraseñas en este tipo de servicios, evitando tener la misma en varios de ellos (sobre todo, los más importantes) y no compartir estas contraseñas con nadie.

Vía: TechCrunch | Re/code
Imagen: FBI

Anterior Ofertas generalizadas para comprar un iPad antes de su próxima renovación
Siguiente 7 aplicaciones gratuitas por tiempo limitado (02-sep-14)

Un comentario

  1. […] vídeos íntimos de un centenar de personajes famosas, incluyendo la oscarizada Jennifer Lawrence. Incluso el FBI se ha metido a investigar el asunto, que algunas fuentes han atribuido a un supuesto hackeo de […]

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *