Google, Oracle, y la importancia de llamarse Java


Oracle, después de haber perdido en 2012 el pleito relativo a la copia de Java por parte de Google en su sistema Android, vuelve a la carga con un nuevo pleito donde se solicitan nada menos que 1.000 millones de dólares por “falta de uso justo”. A la mayoría de los usuarios de tecnología estas disputas nos vienen grandes, pero voy a intentar resumir muy mucho este asunto y explicar a su vez como afecta a Apple e iOS, el sistema de los aparatos móviles de la empresa.

20120418oraclegoogle

El pleito perdido en 2012 en realidad fue “extraño”: el jurado dió la razón a Oracle pero el juez rechazó ese fallo y le dio la razón a Google. Este giro de los acontecimientos hizo que las tensiones se mantuvieran abiertas de distintas formas hasta ahora, que han decidido volver al ataque. Oracle compró Sun Microsystems en 2010 y como parte de la compra, lógicamente entraban los sistemas desarrollados por esta empresa en diversos contextos, incluido Java. Sun había hecho algo realmente extraño: mientras que los lenguajes suelen ser liberados para su uso generalizado por parte de los programadores de muy diversas formas, Sun decidió retener los derechos exclusivos sobre el lenguaje y el framework, así como el motor de ejecución, de forma que nadie más que ellos y aquellos que tuvieran permiso de Sun podían desarrollar kits de Java (los programadores normales han podido siempre desarrollar en Java de forma gratuita, pero no podían modificarlo ni distribuirlo). Microsoft tuvo sus reyertas con Sun incluso en los noventa por este motivo, ya que desarrollaron su propio kit para Windows sin permiso (al final, Microsoft desestimó seguir con Java y desarrolló su propio sistema, .NET, que es un estándar abierto), e incluso el freak de Stallman tuvo sus roces, poniendo a la GNU en un compromiso importante por culpa del mismo asunto (nunca han admitido que se pueda hacer software GPL en una plataforma que no sea GPL; en este caso, la sangre no llegó al río y hubo una “entente cordiale” entre Sun y GNU). Apple nunca ha tenido muchos problemas con Java (de hecho lo usan activamente), pero siempre ha querido controlar mucho el kit de desarrollo en OS X, lo que le ha llevado a roces técnicos con Sun y ahora Oracle. ¿Y qué pasa con Google? Pues esto pasa con Google.

Google formó parte del consorcio J2ME hasta que decidieron salir porque las decisiones que tomaba el grupo de empresas (con Sun a la cabeza) no se ajustaba a lo que ellos querían desarrollar para móviles, y decidieron realizar su propio proyecto (que no era Android, ya que este proyecto lo estaba desarrollando paralelamente Android Inc., que fue adquirida posteriormente por Google en 2005), que consistía en una versión de Java especialmente modificada para que pudieran campar a sus anchas, con un compilador y motor de ejecución independiente (que luego serían incluidos en Android). Y eso molestó a Sun, con quien no se llegó a un acuerdo de royalties en su momento. Tras la compra de Sun por Oracle, tampoco se llegó a un acuerdo y en 2010 surgió el pleito antes mencionado que Oracle perdió de forma bastante sui generis.

Ahora vuelven al ataque con un nuevo pleito donde aparte de cuestiones de copyright, Oracle destaca el “uso justo”, es decir, que Google ha ganado paladas de dinero con este sistema basado en el suyo, y ahora están “envalentonados” por el hecho de que un tribunal federal les dieran la razón en un asunto de APIs y la retención de la propiedad intelectual. En el caso de GNU, por ejemplo, el uso de una plataforma propia de Java tiene sentido porque ellos no pueden hacer software GPL en una plataforma no GPL, con lo que a pesar de todo, se puede llegar a un acuerdo legal, ya que el objetivo del kit de GNU no es comercial, si no puramente técnico. Pero en el caso de Google no es así. Android es una plataforma comercial, no técnica, y si Oracle gana… Digamos que Google se va a ver en un aprieto bastante grande, y no sólo ellos. Cualquier empresa podrá ponerse a pleitear por uso indebido de sus APIs. Y eso directamente puede ser un caos legal.

¿Cómo influye esto a Apple? Aparte de los litigios que mantiene Apple por patentes, que también incluyen características insertadas en Android, y que podría dar una nueva perspectiva a posibles futuros pleitos, la próxima versión de Swift se publicará como open source (aún está por ver en qué condiciones reales), con lo que se abriría la posibilidad de que otros desarrolladores como Microsoft pudieran crear versiones del lenguaje para sus plataformas en condiciones muy diferentes a las de Java (¿Swift en Android? Tentador pero poco probable…). Al contrario que Sun en su día, la mayoría de los desarrolladores no retienen la propiedad sobre los kits de desarrollo y las APIs, a no ser que dichos desarrollos sean efectivamente privados. Si Oracle gana esta vez y vapulea a Google con 1.000 millones de razones, Android podría quedar automáticamente fuera de juego, ya que sería factible que se convirtiera en un sistema ilegal (cosa que pudo pasar hace tres años y que afortunadamente para los de Mountain View no ocurrió) y que no se pudiera usar para desarrollos comerciales, lo que a efectos prácticos podría barrerlo del mercado. Pueden darse otras perspectivas, pero en todo caso, iOS podría quedarse sólo en el mercado a la espera de la aparición de otra competencia como Windows Phone o Firefox OS. Si esto llega a la Corte Suprema podría dejar a Google con un problema muy gordo del que le sería muy difícil salir. Seguiremos este caso con interés en los próximos meses.

Vía: ComputerWorld

Anterior El iPad mini 4 sería una copia miniaturizada del iPad Air 2, con estas especificaciones
Siguiente 11 aplicaciones gratuitas por tiempo limitado (28-julio-15)

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *