No sólo Apple XL: Overkal, la consola española


overkal

Sí, para aquellos que aún estén intentando desentrañar lo arcano del título, les confirmo que, en efecto, en España se llegó a fabricar una consola de videojuegos hace la friolera de 42 años: la Overkal. Puede tener el honor de ser la primera consola europea, aunque como veremos hay algunos peros a tener en cuenta. Vamos a descubrir la hasta ahora oculta historia de este gadget del pasado…

Que se sepa, en 1974 se estaba comercializando la Overkal, un clon de la Magnavox Odyssey, la famosa consola del Pong, que por aquellas fechas se estaba comercializando en EEUU. Dicha Overkal era básicamente igual que la original americana, pero con algunas variaciones que comentaré a continuación y que de hecho, aparentemente mejoraba en algunos aspectos al original. También veremos luego como se comercializó y sus costes que eran altos para la época (como han sido siempre las consolas), y algunos detallitos y curiosidades de la que fue la primera y única consola fabricada en España nunca.

La Magnavox Odyssey era, como podemos ver en las fotos, un aparato muy sencillo pero para la época era el no va más, claro. Los mandos eran fijos y dos ruedas para manejar los sencillos elementos de pantalla y era ampliable, aunque tenía un sistema de falsos cartuchos (supongo que para rentabilizar los desarrollos) para cambiar los modos de juego, algo que como veremos cambió en la Overkal. A unos ingenieros españoles les pareció impresionante y decidieron clonar la consola (así que sí, tenemos el honor de haber realizado la primera consola clónica de la historia) y venderla en nuestro país. Lo que no está claro es si fue anterior o posterior a alguna otra consola europea. No se sabe si los de Magnavox conocían su existencia y sí de hacerlo, decidieron o no tomar medidas legales, pero en todo caso, y teniendo en cuenta que por aquel entonces teníamos un régimen político más bien aislado en aquella época, hubiera tenido alguna repercusión real una querella de ese tipo.

ov_2

La Overkal era, como digo, básicamente igual que la consola original: no tenía CPU, ya que los juegos estaban grabados a fuego en las ROMS y todo funcionaba por medio de un complejo mecanismo de transistores que generaban el dinamismo de los juegos; el sistema de cartuchos falsos fue sustituido con unos reguladores (seis para ser exactos) que permitían cambiar los modos de juego; tenía también unos potenciometros (que la original no tenía) para regular la velocidad del juego; además contaba con una “switch box” que permitía cambiar entre el juego y la televisión normal sin tener que estar poniendo y quitando cables, todo un avance. Además, a todo esto acompañaban unas láminas que se podían pegar a la televisión y que permitían emular un campo de fútbol y los otros juegos que portaba la consola. Ahora esto lo vemos como prehistórico pero hace sólo 40 años era todo un avance.

Que se sepa, la consola se estuvo vendiendo al menos en 1974, pero es posible que llevara desarrollada desde 1973. Los precios que se conocen oscilan entre las 10.000 pesetas (unos 700 euros actuales) y las 5.900 (este último precio debía ser una oferta de saldo, cuando seguramente ya no se vendían y se querían deshacer de ellas, y los que han estudiado la historia de la consola han llegado a ver ese precio en las clásicas etiquetas, a boli, de la época; los demás precios son suposiciones ya que no se tienen datos reales). El fabricante fue Inter Electrónica S.A. y lo distribuyó Promodisa, empresas ambas desaparecidas ya. Que se sepa, lo estuvo vendiendo El Corte Inglés, pero no se tienen más datos.

ov_4

Los juegos eran los de tenis, esquiar, “Carrera espacial“, el Pong de toda la vida, “Persecución“, “Ataque submarino“, la ruleta y el de fútbol. Además, podía funcionar o bien conectado a la corriente o con seis pilas C “de las gordas”. Por último, unos detalles técnicos más: la conexión a la TV era por medio de una antena RF soldada que al contrario que la consola original, no era propietaria, con lo que podía adaptarse a cualquier modelo de televisor fácilmente. Con la caja “switch” conectada a la antena era posible cambiar entre la consola y la TV sin tener que hacer más instalaciones o desinstalaciones. Tenía con transformador de corriente compatible con la Atari 2600, seguramente reutilizado también. Por lo que comentan los expertos, los mandos debían de ser de mejor calidad incluso que la Odyssey, lo que también mejoraba la consola.

A mi todo esto me da que pensar. A pesar de que siempre se han ilustrado la época de la dictadura como una zona oscura de la historia reciente española, es cierto que, como demuestra la Overkal, había mucha inventiva en este país, que lamentablemente se perdió. Porque no era el momento o por otras muchas razones. También es cierto que tampoco era extraño: en aquella época, aunque le sorprende a mucha gente, España estaba entre las diez primeras naciones y tenía la segunda mejor flota pesquera después de Japón, por decir unos pocos datos. Aquí se inventó también el primer motor a base de agua (que no se asuste nadie, básicamente era un motor de hidrógeno), que durmió lamentablemente el sueño de los justos cuando su inventor, Estévez Varela, cedió la patente al gobierno español, que lo hizo desaparecer. ¿Os imagináis que la Overkal hubiera tenido éxito y se hubiera desarrollado, casi diez años antes, una potente industria del videojuego en nuestro país? ¿Qué consecuencias hubiera tenido eso? Nunca lo sabremos. De momento, para los nostálgicos, os dejo unos cuantos enlaces con mucha información y fotos de la consola, para vuestro deleite…

Retro Maquinitas
PrehistoricGaming

Y de regalo, un vídeo curioso de la consola funcionando:

Anterior Domingo en el sofá 100: regalos del Todo a Cien y 29 errores conduciendo
Siguiente 12 apps gratis por tiempo limitado para iOS (26-diciembre-16)

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *