4 mitos de Apple desmontados por un exdiseñador


Apple es una de las marcas más valiosas del mundo y mantiene una excelente reputación entre sus clientes y en la industria en general. Al igual que otras marcas como Harley-Davidson ha conseguido dar el salto al mundo de las emociones, de tal manera que sus clientes no solo compran sus productos, sino que también buscan sensaciones y experiencias subjetivas asociadas al mismo. Eso crea un aura alrededor de la empresa que hace creer a más de uno que son sustancialmente diferentes de cualquier otra empresa.

Kawano diseñador Apple

Publicidad

Sin embargo, pese a que Apple mantiene un secreto férreo sobre sus actividades, de vez en cuando aparecen noticias sobre las catacumbas de la compañía, como los muchos trapos sucios que salieron a la luz en el último juicio contra Samsung. Y es que al final, en el día a día, Apple es una empresa más. Excepcional en muchos aspectos, sí, pero desde luego sus ingenieros no tienen superpoderes, ni en sus sótanos disponen de tecnología alienígena para lanzar nuevos modelos de iPad o iPhone.

Esta semana nos ha llegado una interesante entrevista a Mark Kawano, extrabajador de Apple que formó parte de su grupo de diseño durante 7 años. Tiempo más que suficiente para conocer en detalle los entresijos de cómo funciona la empresa que muchos sitúan como la que mejor diseña del mundo. En ella, Kawano desvela detalles sobre cómo se trabaja en Apple y desmitifica muchas de las ideas que habitualmente se asocian a la empresa de la manzana. No os perdáis la lista de los cuatro falsos mitos sobre el diseño en Apple que hasta ahora creíais ciertos.

1. Apple tiene los mejores diseñadores

Muchos piensan (o quieren pensar) que el motivo por el que los productos de Apple son tan atractivos, intuitivos y fáciles de usar es porque tienen mucho dinero y pueden contratar a los mejores diseñadores del mundo. Aunque seguro que no hay diseñadores malos en Apple, Kawano nos cuenta que no son mejores que los de otras empresas del Fortune 500 como Google. La verdadera diferencia entre Apple y otras empresas es que en Apple hay una verdadera cultura de diseño que impregna no solo a los directivos sino a todo el personal de la compañía. Cuando Apple contrata gente lo hace buscando perfiles de este tipo, sea cual sea la posición que vayan a ocupar. El resultado es un equipo de personas que trabaja a todos los niveles con el diseño como prioridad. Además, Kawano comenta que en Apple los diseñadores dedican todo su tiempo a diseñar, mientras que en otras empresas gastan mucho de su esfuerzo en demostrar que su puesto es necesario y se frustran porque sus mejores diseños no reciben el apoyo de la dirección y quedan aparcados en un cajón.

2. El equipo de Apple es infinito

Facebook tiene cientos de diseñadores, Google más de mil. Sin embargo, cuando Kawano estaba en Apple, tan solo había 100 diseñadores en el equipo de desarrollo de software. En ese equipo no había diseñadores fuertemente especializados. Por contra eran ingenieros con habilidades de diseño que orientaban tanto a la parte estética como al mismo proceso de construcción de las apps. De este modo, el resultado no era una interfaz de mentira que luego había que construir, sino un diseño integrado de interfaz con sus procesos ya incluidos. El concepto de tener un grupo pequeño concentrado en muy pocos proyectos era una idea implantada por Steve Jobs y que demostró dar resultados muy buenos a la empresa.

3. Apple cuida todo hasta el último detalle

Cuando te equivocas al introducir una contraseña el iPhone o iPad vibra en lugar de mostrar un feo mensaje pop-up indicándote el error. Un buen número de estos detalles conducen a mejorar la experiencia de los usuarios y hacen que pensemos: ¿cómo puede ser que a nadie se le hubiera ocurrido antes? Pues lo cierto es que sí que se la ha ocurrido a alguien antes. El problema es que la persona responsable de implementar algo es distinta a la que se le ocurre una solución perfecta para conseguirlo. Y puede que esas dos personas ni siquiera trabajen en el mismo departamento o edificio y nunca puedan compartir esa información. El resultado es que al final se saca el producto adelante como buenamente se puede, sin que todos los detalles estén bien resueltos. Por el contrario, en Apple trabaja un grupo de diseñadores relativamente pequeño en el que todos se conocen por sus nombres. Y existe una sana cultura de compartir entre ellos todas sus ideas. Eso conduce a que se alimenten entre ellos y muchas ideas de unos acaben implantadas en el trabajo de otros. Esta interconexión es la que hace que tantos y tantos detalles lleguen de la manera más perfecta posible hasta un producto real. Pero no había ningún esfuerzo específico por incluir todos esos detalles. Era algo que nacía naturalmente de un entorno adecuado.

4. La pasión de Steve Jobs daba miedo a sus colegas

Hace unos años entre los trabajadores de Apple circulaba un consejo: si eres diseñador debes usar las escaleras. Porque si te encuentras a Steve Jobs y te pregunta por tu trabajo habrá dos opciones: (1) Lo odiará y te despedirá o (2) Le encantará, captarás toda su atención y no volverás a tener libre ninguna noche, fin de semana ni vacaciones hasta que acabes el proyecto. Kawano ríe mientras cuenta esta mezcla entre broma y realidad. Sin embargo, es cierto que Jobs era una persona que siempre quería lo mejor, y exigía lo mismo a todos los que le rodeaban. No le cabía en la cabeza que alguien a quien no le importara la calidad y desarrollar el mejor producto posible pudiera trabajar en Apple. Esta pasión conducía a que el grupo de diseñadores estuviera formado por personas con esas mismas ideas. No es que les obligaran a sacrificar parte de su vida personal para su trabajo. Es que su trabajo les apasionaba tanto que estaban dispuestos a dedicar muchas horas de su tiempo libre para hacerlo simplemente perfecto. Respecto a Jobs, Kawano nos cuenta que aunque era tremendamente exigente, resultaba ser una persona de los más normal para casi todo. Muy accesible y encantado de resolver cualquier cosa de la forma más democrática posible.

Una curiosa entrevista que nos hace entender mejor cómo funciona por dentro el diseño de una de las mejores empresas del mundo. Puede que los mitos sean falsos, pero en las palabras de Kawano queda claro que hay algo especial en Apple (cultura, personal, orientación al cliente…) que consigue producir las maravillas que disfrutamos a diario en nuestras manos.

Vía: CoDesign

Anterior Wallpaper de la semana #17: Fushimi Inari
Siguiente Tapbot publica una actualización de Tweetbot de instalación obligatoria

Sin comentarios