Nuevo libro revela la reacción de Blackberry ante el iPhone


Normalmente las interioridades de las empresas suelen pasar muy desapercibidas para el gran público. Como Eladio se encarga de mostrarnos con la sección “One More Jobs“, estas cosas no salen a la luz hasta mucho tiempo más tarde, y para los que nos gustan los asuntos “históricos” de la tecnología, tienen especial interés. Pues bien, en el libro “Losing the Signal” vienen a explicarnos la reacción de RIM (que así se llamaba BlackBerry entonces) a la salida del iPhone original y las consecuencias lógicas que esto tuvo en el futuro de RIM y de sus famosos terminales con teclado.

iphone-steve-jobs

Tal y como se describe en el libro, Mike Lazaridis, fundador de la empresa y vice-presidente, tuvo un mal presagio cuando Apple presentó el primer iPhone en 2007. Ese día le dio muy mal fario, y decidió preguntar a su co-CEO Jim Balsillie sobre el asunto y si había peligro para ellos al respecto de esta presentación. Mike se preguntaba “¿Cómo lo han hecho?”, y tras una conversación, Jim le indicó que ellos estarían bien en el mercado, aunque tenían sus dudas. Después, no le dedicaron más tiempo los meses siguientes al asunto, hasta que inevitablemente les pilló el toro.

Este es el extracto publicado en Cult of Mac:

Lazaridis was home on his treadmill when he saw the televised report about Apple Inc.’s newest product. Research In Motion’s founder soon forgot about exercise that day in January 2007. There was Steve Jobs on a San Francisco stage waving a small glass object, downloading music, videos and maps from the Internet onto a device he called the iPhone.

“How did they do that?” Mr. Lazaridis wondered. His curiosity turned to disbelief when Stanley Sigman, the chief executive of Cingular Wireless joined Mr. Jobs to announce a multiyear contract with Apple to sell iPhones. What was Cingular’s parent AT&T Inc. thinking? “It’s going to collapse the network,” Mr. Lazaridis thought.

The next day Mr. Lazaridis grabbed his co-CEO Jim Balsillie at the office and pulled him in front of a computer.

“Jim, I want you to watch this,” he said, pointing to a webcast of the iPhone unveiling. “They put a full Web browser on that thing. The carriers aren’t letting us put a full browser on our products.”

Mr. Balsillie’s first thought was RIM was losing AT&T as a customer. “Apple’s got a better deal,” Mr. Balsillie said. “We were never allowed that. The U.S. market is going to be tougher.”

“These guys are really, really good,” Mr. Lazaridis replied. “This is different.”

“It’s OK—we’ll be fine,” Mr. Balsillie responded.

RIM’s chiefs didn’t give much additional thought to Apple’s iPhone for months. “It wasn’t a threat to RIM’s core business,” says Mr. Lazaridis’s top lieutenant, Larry Conlee. “It wasn’t secure. It had rapid battery drain and a lousy [digital] keyboard.”

Pero hay que reconocer que pilló a todo el mundo por sorpresa. La reacción más extraña fue, como habitualmente, la de Steve Ballmer y su sonora carcajada al saber el precio del iPhone. Este hombre era una máquina de fallar previsiones (lo que demostró hasta el día que dejó su puesto en Microsoft).

 

Este libro viene a narrar los inicios y el declive, después de la sangría de usuarios y clientes que le supuso el iPhone, de una empresa y una marca que fueron los números 1 de la telefonía empresarial hasta que a un señor con gafas se le ocurrió juntar un iPod, un navegador y un teléfono. Lo demás es historia.

El libro puede solicitarse ya en pre-orden.

Vía: Cult of Mac

Anterior Mi coche no arrancaba... [One More Jobs II]
Siguiente 10 aplicaciones gratuitas por tiempo limitado (26-mayo-15)

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *