No sólo Apple LXII: Balones fuera


En la prensa, sea nacional o internacional, lo de echar balones fuera es una mala costumbre que por desgracia tenemos que soportar a diario, y que está afectando a la credibilidad de los medios. El último ataque informático masivo, “WannaCry”, ha puesto la paranoia en bandeja de plata de los “expertos”. Por desgracia, hoy día todo el mundo sabe de informática.

Publicidad

En el artículo de Merca2.es de Alejandro Suarez («La gran estafa de Microsoft», nada menos), la cantidad de incorrecciones que contiene ya de por si le quita un montón de credibilidad, pero lo más importante, aparte de las evidentes fallas tanto informáticas como conceptuales que comete, es acusar a Microsoft de haber sido causante indirecto, por interés, del follón del WannaCry en todo el mundo. Sí señores: Microsoft, de forma deliberada, permitió que miles de equipos en todo el mundo fueran afectados por dicho virus para, por lo que parece, dar la impresión de que, según el autor, Windows XP y Windows 7 eran tan obsoletos que el cambio a Windows 10 fuera lo más natural y lógico. El problema es que hay varios agujeros en su argumentación y fallos en el entendimiento de qué ha ocurrido realmente en todo este asunto.

Primero, este señor lo único que ha hecho es masacrar un artículo de The Guardian tremendamente parecido (lo que añade de su cosecha se lo podía haber ahorrado). Lo sorprendente es que todavía haya gente que piense que puede copiar sin que se le pille, porque con una pequeña investigación esto sale a la luz en dos minutos. Los primeros párrafos del artículo ya de por si son un desatino, pero en cuestión de opiniones no me voy a meter. La primera metida de pata viene al decir que TODOS los Windows fueron afectados por el virus. Falso, señor mío. Windows XP y Windows 10 ni siquiera salían en las gráficas. Prácticamente todos los casos fueron de Windows 7 (no parcheados). El autor se ceba en el ejemplo del sistema de salud británico (el mismo del artículo de The Guardian, obviamente, ya que se ha basado en él), cuando de hecho: “WannaCry no era compatible con Windows XP”, según declaraciones de Constantin Raiu, director de investigación de Kaspersky Labs. Con lo que, obviamente, el sistema de salud británico no podría estar usando Windows XP. Sí señor, con un par.

Se acusa a Microsoft también de no haber liberado el parche para Windows 7 (para Windows XP no era necesario porque el virus no podía ejecutarse correctamente en él, ya que de hecho usaba una implementación muy nueva de los protocolos de comparición de archivos de Windows y por tanto era imposible que pudiera afectarlo) nada más que a los grandes clientes de pago. Entonces, ¿por qué Telefónica, un gran cliente de pago, resultó afectado? Así como otras organizaciones diversas de alcance internacional. Resulta que el parche lleva publicado (publicado significa que es público, aclaro) desde marzo. El problema radica en que los que debían haber actualizado el sistema, simplemente no lo han hecho. Me da igual que sea Telefónica o el vecino del quinto: el parche existía y lo podías actualizar con el sistema de actualización. Si no lo hiciste es porque no te dio la gana. En Windows 10, como el sistema se actualiza sí o sí te de la gana o no, el parche ya se incorporó a todos los sistemas de forma automática, y Windows XP lleva desde 2014 fuera del sistema de actualizaciones (aunque como indicaba antes, no había peligro de infección).

No hay mucho más que decir. No soy fan de Microsoft en los últimos tiempos, eso los asiduos ya lo sabéis, pero acusar a Microsoft de que miles de equipos de importantes organizaciones mundiales hayan caído sólo para que corramos a comprar su Windows 10 me parece lamentable, no, lo que sigue. El resto del artículo no es más que una cantidad estúpidamente grande (para rellenar palabras) de bobadas que ni voy a criticar. Lo fundamental ya lo he comentado. Me da realmente resquemor que “expertos” así, que es evidente que no tienen ni puñetera de informática, se dediquen a hablar de algo que desconocen completamente, desinformando y generando ideas totalmente erróneas sobre la realidad que confunden, y mucho, al resto de la población, máxime en un tema que es evidente que se quiere que todo el mundo conozca porque, no nos engañemos, las guerras virtuales van a ser más el pan nuestro de cada día, cada día que pasa.

Anterior Wallpaper de la semana #174: Spark
Siguiente Cómo desactivar las actualizaciones en segundo plano en un iPhone o iPad

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *