Aplicaciones Hogar y Salud de iOS 8, ¿tienen sentido en el iPad?


De todas las novedades presentadas por Apple en la keynote inaugural de la WWDC’14, hubo dos que destacaron más por lo que prometen que por lo que ofrecen actualmente. Nos referimos a las aplicaciones Hogar y Salud.

Publicidad

Decimos que prometen porque su funcionalidad actualmente (asumiendo que iOS 8 está en fase beta y al sistema todavía le queda mucho desarrollo por delante para ser plenamente estable y operativo) es muy reducida. Dependen de aplicaciones e incluso de dispositivos de terceros. En el caso de la app para el Hogar, de sistemas de luces, termostatos, etc. fabricados por compañías como Philips o Netatmo, entre otras. La app de Salud obtendrá sus datos de monitores externos como la pulsera Up de Jawbone o la Fuelband de Nike, por citar un par de ellas.

El ejemplo de Passbook

Apple prioriza la versión para iPhone de muchos de sus nuevos productos y servicios. Algunos incluso no llegan a estar disponibles para iPad. Tenemos el caso de las aplicaciones nativas Calculadora o Tiempo, que siguen sin versión para iPad, o la de Reloj, que estuvo durante años disponible solo para iPhone.

Las app anteriores son ejemplos de utilidades más o menos genéricas y que pueden funcionar igual de bien tanto en iPad como en iPhone. Sin embargo, tenemos también el caso de Passbook, el sistema que guarda información sobre tarjetas de embarque, entradas de cine, tarjetas de fidelización, etc. que llegó al móvil de Apple con iOS 6. Por su propia naturaleza, parece más indicado para usar en un móvil que llevamos a todas partes que en una tableta que no siempre vamos a tener a mano. En el iPad podría ser útil para consultar información, pero no para acceder a un estadio o subirnos a un avión.

Pero, ¿y las app de Salud y de Hogar? Vamos a verlas por separado.

Hogar

Esta aplicación permitirá unificar el control de dispositivos externos como los ya mencionados termostatos o luces, pero también cámaras de seguridad, puertas de garaje, interruptores, etc. Todos estos dispositivos cuentan ya con sus aplicaciones nativas, pero en iOS 8 podremos centralizar su gestión desde el sistema operativo, teniendo además la opción de ejecutar acciones mediante comandos de voz vía Siri o de agrupar dispositivos, de forma que, por ejemplo, al llegar a casa se enciendan las luces y el aire acondicionado.

Quizás este último punto, la detección del dispositivo iOS al llegar a casa sea más lógico en el caso del iPhone (no todos los iPad tienen GPS y la localización habría que hacerla a través de la red wifi), pero el control de dispositivos externos desde el iPad tiene todo el sentido. Hace unas semanas probábamos el termostato Netatmo, que cuenta con una aplicación universal (iPad/iPhone). Podemos estar sentados en el sofá o tumbados en la cama, utilizando el iPad y querer cambiar la temperatura del termostato. Gracias a la app para la tableta, no es necesario acceder al teléfono.

Salud

Si en la app de Hogar la dependencia de terceras empresas es evidente, en el caso de la aplicación de Salud todas las miradas están puestas en el dispositivo que Apple podría lanzar antes de finales de año, al menos si se cumplen los incesantes rumores de los últimos meses. El ya famoso iWatch (ya sea con forma de reloj, de pulsera o cualquier otro diseño en el que haya pensado la compañía) permitiría a iOS 8 no tener que depender de dispositivos de otras empresas.

En cualquier caso, sea cual sea la forma de obtener los datos biométricos del usuario, el iPad también tendría sentido como equipo para recopilar y tratar la información. Puede que no de una forma tan inmediata como el iPhone, que incluso podemos llevar mientras corremos o vamos al gimnasio, pero sí una vez terminada la actividad deportiva, para revisar los parámetros de salud, de rendimiento, etc. Pasaríamos de una recopilación de datos síncrona en el iPhone a asíncrona en el iPad.

Sería algo similar a lo que hacemos ahora con relojes Garmin, Polar o Suunto que nos van mostrando la información en pantalla (velocidad, ritmo cardíaco) pero que podemos sincronizar después de la actividad para ver la ruta recorrida, la curva del pulso, velocidades, consumo de calorías, etc. En un iPad con iOS 8 podríamos ver al terminar el día cuáles han sido las horas de mayor actividad, cuántos pasos hemos dado en nuestra actividad diaria, cómo ha sido la calidad del sueño, etc.

Por supuesto, nadie al margen de Apple sabe cuál será la decisión final al respecto, pero esperamos que en esta ocasión los usuarios de iPad podamos disfrutar también de estas dos importantes funcionalidades de iOS 8.

Anterior Cómo activar el modo Flyover en iOS 8 para visitas turísticas aéreas
Siguiente Apple utilizará sensores Touch ID de mayor durabilidad

Un comentario

  1. […] una plataforma común en donde almacenar la información de salud de sus usuarios. Un clon del Health Kit de Apple y que parte con las mismas ideas y […]