Taylor Swift responde al fotógrafo que la acusó… y sus excusas no convencen


Como muchos sabréis, este fin de semana ha sido muy intenso con las críticas de Taylor Swift a Apple Music y la posterior rectificación de Apple. Culebrón que se enredó aún más cuando la cantante fue acusada por el fotógrafo Jason Sheldon de practicar las mismas cosas que critica (aquí tienes la historia completa). Hoy se ha sabido que Apple declina decir cuánto pagará a los artistas durante el periodo de prueba gratuita, aunque sí ha dicho que la cuantía aumentará cuando los suscriptores sean de pago. Speaking in silver: que pagará durante el periodo de prueba… pero pagará menos. Y por ahora no sabemos cuánto. Por su lado, Taylor Swift ha respondido al fotógrafo que la acusó, aunque lo ha hecho a través de alguien de su equipo (una cosa es escribir a Apple, y otra responder a fotógrafos impertinentes).

taylor swift

Publicidad

Un de sus representantes británicos ha respondido a preguntas de Business Insider sobre este asunto. Y la breve respuesta que ha dado parece redactada por los escritores de guiones de un político: básicamente no dice nada. Pero bueno juzgad por vosotros mismos:

Una de las críticas de Sheldon era que un fotógrafo que acude a sus conciertos sólo puede usar una única vez la foto, lo cual impide que la venda a varios periódicos, o que la use para promoción propia. Ante esto, el representante de Swift dice que se ha malinterpretado el contrato. Según explica, el contrato indica claramente que «cualquier fotógrafo que cubra el Tour 1989 puede usar dichas fotos más veces con su aprobación previa». Lo que viene a decir esto es que sí, que el fotógrafo la puede usar, pero sólo si ellos quieren. Que digo yo que si no tienen problemas en que usen esas fotos y su sana intención es permitirlo a todo aquel que lo solicite… entonces ¿por qué demonios incluyen esta cláusula?.

Por otra parte, está el asunto de que el contrato garantiza acceso y uso ilimitado y perpetuo de todas las fotos para su material promocional propio. Es decir, que Swift se queda las fotos gratis sin pagar un duro al fotógrafo para usarlas tantas veces quiera y como quiera. Ante esto la respuesta es una evasiva monumental del representante: «otra tergiversación es decir que el copyright de las fotografías será de alguien diferente que el fotógrafo – este contrato no transfiere los derechos de copyright del fotógrafo. Todo artista tiene derecho a proteger el uso de su nombre y apariencia». Un balón fuera como la copa de un pino. Es cierto que legalmente esto no es una transferencia de copyright. Pero a efectos prácticos es casi lo mismo, porque Swift puede usarlas sin límite, mientras que el fotógrafo no puede volver a usarlas jamás. Bueno, vale, «salvo aprobación previa»…

Siempre digo que lo que define a una empresa no son sus errores, sino cómo reacciona a ellos. Una multinacional gigantesca como Apple respondió a Swift en 17 horas. Un vicepresidente de la compañía (el responsable máximo de Apple Music) llamó personalmente por teléfono a Taylor Swift y, aunque aún se desconocen los términos exactos, le prometió cambios en su modelo negocio para atender sus demandas. Por su parte Swift ha enviado a uno de sus representantes a dar la cara. Y lo ha hecho enviando un mail a un medio de comunicación, sin contactar con el fotógrafo agraviado.

El otro día cerré el artículo con esta frase:

Es fácil pedir a los demás que cambien sus malas prácticas. Ahora veremos si ella tiene la misma altura de miras que exigía a Apple.

Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Anterior Ya está disponible el Jailbreak para iOS 8.3 de TaiG, aunque no debes instalarlo aún
Siguiente 13 aplicaciones gratuitas por tiempo limitado (24-junio-15)

Un comentario

  1. 23 de junio, 2015
    Responder

    Bajo ese concepto si yo compro un disco de Taylor Swift (cosa que jamás haré) ese disco podría hacer las copias que yo quiera y compartirlo. O sea que los derechos de autor vale sólo para los cantantes?