Apple planea una nueva tarjeta “e-sim” para cualquier móvil


El año pasado Apple presentó un nuevo modelo de tarjeta SIM que permite conectarse con cualquier proveedor disponible en la plataforma, de manera que el usuario podría cambiar fácilmente de operador con un menú de la configuración del móvil. Esta idea, revolucionaría en si misma en un mercado tan cerrado como el móvil, pasó sin pena ni gloria y excepto las operadoras americanas como AT&T y T-Mobile, como era previsible (y con problemas), no ha tenido mucha aceptación en el sector. Ahora se lanzan de nuevo al ruedo con otra vuelta de tuerca: la “e-SIM“.

Apple-nano-SIM

Publicidad

El proyecto de Apple SIM era sólo para teléfonos y tablets Apple, y Samsung por ejemplo ya llevaba la delantera al presentar otro proyecto que era compatible tanto con iPhone/iPad como con Android. Ahora, Apple está en conversaciones con las principales operadoras para intentar imponer un modelo en el que el usuario no tendrá una tarjeta SIM como tal, si no que el chip estaría integrado en el teléfono y después, podrá seleccionar la operadora, cambiando la configuración (número, configuración de red, etc…) automáticamente, pudiendo seleccionar cómo hacer o recibir llamadas o usar datos dependiendo de la necesidad del momento.

Como todo en este mercado tan inmovilista, podemos tener discusión para rato. La prueba ha sido la reciente aprobación de la eliminación del roaming entre los países de la UE, que ha durado años y que ha tenido una enconada oposición por parte de los operadores que, por lógicas razones económicas, no querían perder ese trozo tan sabroso del pastel pero que a los usuarios les suponía una sangría y que supuso también la aparición de un gran mercado de móviles de usar y tirar y tarjetas libres para cuando viajas a otro país. La desaparición de la tarjeta SIM tendría muchas consecuencias: en ella no sólo se almacena la información de conexión con el operador, sino que además sirve de “cadena” que ata al usuario a una operadora permanentemente. Además, a esto hay que sumarle que los teléfonos que venden las operadoras no son libres, y están sujetos al operador a no ser que sean liberados, cosa que es difícil de hacer legalmente y mucho más fácil alegalmente. Las operadoras son reacias por lo general a cambios de este tipo y tienen muy buenas razones para ello, aunque en el camino los usuarios terminemos quemados. Aunque no todo son ventajas: al salir de tu país, no podrías cambiarla con lo que es posible que determinados contratos no pudieran tomar ventaja de usar otros operadores locales que no puedan seleccionarse.

Se espera que surja un estándar para el año que viene, a tiempo para la aparición de la generación correspondiente del iPhone (el 7, supuestamente). Esta nueva SIM incrustada no sustituye, según se indica, al Apple SIM, sino que podrán trabajar juntas, con lo que los que ya poseen una no tendrán que preocuparse por la compatibilidad. De lo que ya no estoy tan seguro es de que las operadoras se dobleguen sin luchar (y las españolas, con Movistar a la cabeza, son especialmente duras en este sentido), pero si surge un estándar mundial los usuarios habremos ganado mucha capacidad de maniobra y ayudará a nuestra economía, gracias a esta maniobra en la sombra de los de la manzana que ha abierto una gran cantidad de nuevas posibilidades.

Vía: 9To5Mac

Anterior ¡Más gangas! 7 apps y juegos excepcionales por sólo 0,99€ por tiempo limitado
Siguiente 12 aplicaciones gratuitas por tiempo limitado (17-julio-15)

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *