Hola, ¿está Bill Hewlett?, soy Steve [One More Jobs XI]


Volvemos con nuestra sección dedicada a Steve Jobs. Historias curiosas y anécdotas sobre uno de los genios más grandes de la historia. Cortitas, entretenidas y cada dos semanas. Al igual que nuestra sección «No sólo Apple», todos los artículos se publican exactamente a las 9:41am, hora de California (pulsa aquí para saber por qué).

one more jobs

Publicidad

Aunque no sea famosa por ello, Playboy es una revista que ha tenido maña para conseguir entrevistas interesantes y en momentos muy oportunos, como aquella vez que entrevistaron a los jóvenes Sergey Brin and Larry Page, justo antes de que anunciaran que iban a sacar Google a bolsa. Otra excelente (y muy larga) entrevista es la que le hicieron a Steve Jobs en 1985, apenas unos meses antes de que lo echaran de Apple. En esta entrevista, el propio Steve Jobs nos cuenta uno de los episodios más sorprendentes y alucinantes de su vida, cuando tan sólo contaba con 13 años y se le ocurrió llamar al fundador de HP:

Cuando tenía 12 o 13 años quería fabricar algo y necesitaba algunas piezas, así que agarré el telefono y llamé a Bill Hewlett (su número aparecía en el listín telefónico de Palo Alto).

Él cogió el teléfono y fue bastante amable conmigo. Estuvimos charlando unos 20 minutos. No me conocía de nada, pero acabó dándome las piezas y me consiguió trabajo en Hewlett-Packard para aquel verano montando contadores de frecuencia. Bueno, montar puede ser excesivo. Sólo ponía los tornillos. Pero no importaba; yo estaba en el paraíso.

Recuerdo mi primer día, expresando mi entusiasmo y felicidad por estar todo el verano en Hewlett-Packard a mi supervisor, un chico llamado Chris, contándole que mi cosa favorita en el mundo era la electrónica. Le pregunté que cuál era la cosa que más le gustaba hacer, me miró y me dijo «fo%&ar» (risas). Aprendí un montón ese verano.

Está claro que Steve ya era un chico excepcional con 13 primaveras. Me faltan una piezas especiales para el cacharro que estoy haciendo y voy y llamo a su número personal al fundador y dueño de una de las empresas de electrónica más importantes del mundo para que me las consiga. Con un par. Esto, por cierto, me recuerda a una estrategia similar que seguía Chris Gardner (interpretado por Will Smith en la fenomenal película «En busca de la felicidad») para vender productos financieros.

También me recuerda otra cosa que le digo a todo universitario con el que charlo: hay que empezar a trabajar y a emprender proyectos propios lo antes posible, cuanto más jóvenes mejor. Así se desarrolla el talento propio y se forjan oportunidades como un trabajo de verano increíble.

Pulsa aquí para leer todas las historias de One More Jobs. Y síguenos en Facebook y Twitter para no perderte otros artículos como este.

Fuente: binarysimulacra | Imagen original: BI

Anterior Tabla comparativa: iPhone 6s/Plus vs iPhone 6/Plus vs iPhone 5s [especificaciones]
Siguiente XcodeGhost, y por qué no es para tanto

Un comentario

  1. Shou
    22 de septiembre, 2015
    Responder

    Hombre, yo creo que ésto es poco extrapolable a los tiempos actuales. Estamos hablando de una época cuando la gente se compraba un kit y se montaba su propio ordenador. Que llevaba el destornillador en la oreja y el soldador en la mano. Por poner un ejemplo: si juegas al rol, o te gustan los comics, es posible que tengas el móvil del dependiente de la tienda. No es tanto, pero un nivel menos masificado era lo que había en tiempos del inicio de la informática personal.