No sólo Apple VII: Flash is dead


Apple ha tenido una influencia decisiva en la industria, pero aquí recordamos a los que han colaborado de forma decisiva al mundo tecnológico en el que vivimos fuera del «jardín vallado». Esta sección aparecerá a las 9:41 am, hora del pacífico, como nuestra sección «One More Jobs» (pulsa aquí para saber por qué).

Pues sí: Flash ha muerto. O al menos lo están enterrando poco a poco, para regocijo de muchos (entre los que me incluyo). Esta vetusta tecnología que nos ha dado tanto mal durante los últimos veinte años (con algunos aciertos, como veremos) está dando sus últimos coletazos, con esta confirmación por parte de Adobe de que ya no se va a producir más el editor de Flash intercambiándolo por un nuevo editor de HTML 5 que permitirá, suponemos, hacer las mismas cosas que Flash. Y espero, lo pido por favor, que mejor.

Publicidad

adobe-flash

Los últimos años de esta tecnología han sido realmente azarosos. Aunque fue Steve Jobs quien dio el pistoletazo de salida oficial a la campaña de desprestigio que ha cargado a sus espaldas en los últimos cinco años, lo cierto es que ya desde antes la cosa no pintaba nada bien, a pesar de las buenas perspectivas que existían entonces a muchos niveles: los artistas podían crear animaciones (e incluso programarlas) relativamente complejas que llegaron incluso al mercado televisivo, con muchas series infantiles creadas específicamente de esta manera; los juegos en web vivieron una explosión tras la decadencia de los applets Java que dieron inicio en algunos casos a complejos juegos online que de hecho aún tienen descendencia en juegos como Super Hero Squad, y sin contar los de Facebook. Incluso se llegó a comentar que The Lord of the Rings Online tendría versión web, cosa que, afortunadamente, nunca pasó. Muchas empresas del mass media como Disney o Cartoon Network se lanzaron a crear juegos (e incluso series) cada vez más complejos con los personajes favoritos de los niños; y qué decir tiene de esa moda que hubo en algunos países como España de crear webs completamente realizadas en flash… Afortunadamente cada vez se ven menos, pero incluso gigantes como Google tuvieron que plegarse y hacer sniffers para Flash que indexaran esos sitios porque, literalmente, no tenían nada de HTML. Pero todo esto no podía durar para siempre.

Retrocedamos a hace unos veinte años más o menos. La salida oficial de Macromedia Flash fue en 1996 y estaba basada en un desarrollo anterior con el objetivo de introducirse en la web como un sistema de animación multimedia para ese nuevo entorno que tan deprisa estaba creciendo, la WWW. Se hizo rápidamente popular y fue introduciendo nuevos conceptos como la programación de Actionscript, un lenguaje basado en Javascript y que en opinión del que suscribe, era totalmente endemoniado. El sistema de eventos era (es) caótico y prácticamente programar para ello era olvidarse de todo lo demás. Pero muchos se atrevieron con ello y se lanzaron a programar entornos dinámicos e interactivos que le dieron un aspecto totalmente diferente a la web de entonces, que era plana y estática. Logró sustituir a los applets de Java, cosa que no era difícil porque su implementación en los navegadores fue absurda (durante mucho tiempo prácticamente sólo se pudieron usar en Netscape por problemas de licencia). Teniendo en cuenta todos estos detalles, cuesta creer que se haya convertido en uno de los sistemas más odiados de la informática, ¿verdad? Pues en realidad no es tan difícil de creer, porque ahora viene el lado “oscuro” del asunto.

Yo he podido vivir en mis propias carnes los problemas de seguridad de Flash, sin solucionar durante al menos una década. He visto (en plan “Blade Runner” total) como caían sitios web enteros en manos de hackers, como se inyectaba código en ellos borrándolos o robando sus datos, o usándolos como emisores de spamzombies”. He tenido que solucionar (y aún sigo teniendo que solucionar) montones de problemas relacionados con la seguridad de Flash. Y tengo conocimiento de primera mano de que, si fuera por algunos clientes y usuarios, Flash no desaparecería nunca. Es como una droga. Están totalmente enganchados. Pero volviendo al tema, los fallos de seguridad de Flash, algunos de ellos reconocidos por Adobe, otros no, son muchos y algunos de ellos grandes (en parte debidos a Actionscript) y que han llevado a que los buscadores tengan medidas de protección especiales para este tipo de sitios. Esto ha hecho que Adobe tenga que, literalmente, sacar versiones cada mes porque, y esto es lo más increíble de todo, es como si cada mes salieran errores nuevos. Es como si fuera un software imposible de depurar, porque lo que no tiene ningún sentido es que con cada versión nueva que sacan, deban sacar más solucionando no se sabe bien qué, porque de hecho aún hay registrados bugs desde hace años, que simplemente no se arreglan. En mi opinión, es mero paripé.

steve_flash

Pero luego está la cuestión del rendimiento. En términos reales, un módulo Flash consume una cantidad enorme de recursos (yo sé que a mi alrededor alguien está jugando a algo en Flash, por ejemplo en Facebook, cuando de repente escucho que el ruido del ventilador de su portátil se eleva pareciendo un reactor), con el consumo de electricidad, memoria y producción de calor que eso genera. Y eso podría ser lógico en un juego en 3D con mapas enormes y complejos, pero en un juego tipo Angry Birds deja de tener sentido. La amarga queja de Jobs al respecto era meramente representativa, pero aclaraba cual era la postura de una parte creciente de la comunidad de informáticos de la época: Flash debía morir, porque era totalmente ineficiente. A muchos diseñadores web y artistas les ha venido francamente bien, pero cuando precisamente Jobs intentaba dar el paso a los móviles y tablets, se dio cuenta de que no sería posible mantener un sistema optimizado que, además, permitiera la ejecución de Flash. Jobs prohibió la ejecución de Flash en iOS y comenzó a controlar la ejecución en OS X, llegando incluso a paralizar su funcionamiento al detectarse fallos de seguridad. Google no tardó mucho en darle la razón y en la versión 4 de Android también se eliminó Flash como alternativa para la visualización web. Y no es para menos: la batería de estos pequeños mini-ordenadores prácticamente desaparecía al ejecutar Flash (si nos quejamos de que nos duran poco los teléfonos, imaginaros si estuviéramos jugando con ellos en Flash). Pero también es cierto que existe la posibilidad de que en parte, la estrategia de Apple y de Google chocara en ese sentido con Flash y estuvieran más interesados en que se desarrollaran juegos nativos que en Flash. Pero aunque eso fuera cierto, la premisa anterior es cierta: es un devorador de recursos que prácticamente dejaba tocados los teléfonos.

La introducción de HTML 5 hace un par de años ha tenido una ascensión meteórica, y aunque a los que diseñan estos sistemas no les guste admitirlo, Flash fue su principal razón para intentar conseguir que su popularidad sea rápida y creciente. Eliminar Flash del mercado se ha convertido en el máximo objetivo del mercado informático global. Hubo intentos previos, como Silverlight de Microsoft, que no ha llegado a nada y que no tiene ni una mínima parte de popularidad que ha tenido Flash en su historia, a pesar de que como tecnología ya tiene casi una década de vida. Probablemente su mayor problema es que precisamente es de Microsoft, y eso es una rémora que sólo algunas tecnologías como .NET han conseguido superar. Pero había que poner una solución, y aparentemente todo el mundo está haciendo esfuerzos para que sea HTML 5, incluso Adobe. Desde la adquisición de Macromedia por Adobe en 2008, Adobe ha seguido manteniendo Flash, en realidad se puede decir que casi intacto, dando la sensación de que no tenían realmente intención de seguir desarrollándolo, pero si aprovecharse de su popularidad para vender paquetes de software, siguiendo esa estrategia en la que tienes que comprar un paquete entero si quieres usar algo. Así, en la línea de productos CS de Adobe, si quieres Flash tienes que comprar otros tres o cuatro programas (entre ellos el omnipresente Photoshop) que a lo mejor te dan igual o no te interesan. Es posible que el plan les salieran bien durante un tiempo, pero el cambio era más que evidente e inevitable, y la prueba de ello es el nuevo Adobe Animate, que es el futuro sustituto de Flash y Air (un sistema relativamente popular de desarrollo web), estará totalmente desarrollado para HTML 5 y suponemos que tiene que convertirse en una pieza clave de su entramado empresarial (aún tardará unos meses en estar en producción). El propio editor de Flash ya genera un tercio de sus desarrollos en HTML 5, junto al otrora omnipresente Dreamweaver, de la misma quinta que Flash.

html5

En resumen, a rey muerto, rey puesto. Adobe ha sucumbido a las presiones y ha terminado echando abajo a una de sus joyas de la corona. Pero lo cierto es que Flash nos deja veinte años de webs ruidosas, juegos malos y muchos, muchos banners animados con sonido que nos atronaban a las dos de la mañana en la oscuridad de nuestros hogares. También nos deja un montón (pero grande) de webs completamente desarrolladas en Flash, no-indexables-de-ninguna-manera (hasta que Google se puso las pilas no hace mucho), que, al menos en el caso español, eran lamentablemente el fruto de la desidia y el mal hacer de muchos webmasters sin escrúpulos. Yo personalmente he tenido que consolar a muchos clientes que veían como su sitio era literalmente invisible para los buscadores por estar desarrollados en Flash (y reconozco que muchos aprovechamos la oportunidad, al tener que volver a hacer esos sitios “como es debido”, aunque muchos más se aprovecharon de la ignorancia de la gente sacándoles muchos miles de euros en cada proyecto, “porque el sitio molaba”). En definitiva: adiós Flash. Hasta nunca.

Anterior Afterlight está gratis por primera vez y por tiempo limitado. Así puedes descargarla
Siguiente 12 apps gratis por tiempo limitado para iOS (7-diciembre-15)

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *