La polémica en torno a la calidad del software de Apple


Mientras Apple termina de afinar el Apple Watch y, sobre todo, pone en marcha la maquinaria promocional que acompaña a un lanzamiento de esta importancia, el protagonista involuntario de este comienzo de año está siendo Marco Arment.

Famoso por su actividad como desarrollador (la aplicación de podcasting Overcast es su última creación para la plataforma iOS), blogger y podcaster, también creó Instapaper y The Magazine y trabajó como responsable tecnológico en Tumblr. La compra de este servicio por parte de Yahoo le sirvió para no tener que volver a preocuparse por su situación económica, pero eso no quita para que siga la actualidad diaria de Apple. Al fin y al cabo, Overcast es todo un éxito en su categoría y Arment la actualiza constantemente corrigiendo errores e introduciendo mejoras.

Gracias precisamente a este bagaje técnico y la amplia experiencia que la han dado todos estos años, Arment tiene una visión privilegiada de Apple. No a nivel interno, pero sí como usuario avanzado (mejor dicho, profesional) de sus productos, tanto a nivel de software como de hardware.

En un artículo publicado en su blog el pasado 4 de enero, Arment habla de lo buenos que son los dispositivos de Apple y de los problemas que está teniendo últimamente la compañía con sus productos software. El artículo empezó a circular como la pólvora, llegando a aparecer en diferentes medios generalistas estadounidenses e incluso en televisión (Wall Street Journal, CNN o CNBC, entre otros). Todo este revuelo le ha llevado a escribir un segundo artículo en el que afirma arrepentirse de haber publicado el primero, cuyo texto llegó a modificar para matizar y aclarar sus comentarios.

Pero, ¿se equivoca Arment con su artículo? A la vista de las reacciones, parece que no mucho. Marco habla de un software lleno de errores y, en general, de peor calidad que las versiones anteriores, perdiendo incluso funcionalidades clave. No solo se refiere a OS X; también a iOS. Llega a compararlo con la inseguridad que genera cualquier nueva versión de Windows.

¿El motivo? Fundamentalmente, la dinámica en la que se ha metido la propia compañía, con actualizaciones importantes cada año, tanto en iOS como en OS X. Esto hace que los equipos de desarrollo tengan planificaciones poco realistas, con demasiadas novedades a presentar en plazos muy cortos, lo que lleva a que la calidad del software se resienta. Probablemente el caso más claro lo tengamos con el lamentable lanzamiento y la posterior retirada de iOS 8.0.1.

Es cierto, tal y como señala Federico Viticci en su respuesta al post de Arment, que la estabilidad en iOS ha empeorado desde la llegada de la versión 7. Los cambios introducidos, el completo rediseño, tanto a nivel funcional como de interfaz, han supuesto un antes y un después en esta plataforma. Es posible que esta inestabilidad sea el precio que hay que pagar por la evolución del sistema.

¿Debería parar Apple este ritmo anual de actualizaciones y centrarse en mejorar la estabilidad y el rendimiento? ¿Necesitamos nuevas funcionalidades cada año? Como siempre, la respuesta depende de cada usuario. Muchos no se preocupan por las extensiones, los widgets o los teclados de terceros. Simplemente quieren tener un sistema que no falle, aplicaciones que no se cierren de forma inesperada. Eso, sin embargo, lleva a una falta de evolución que es imprescindible para otros usuarios.

También es verdad que todo lo relacionado con Apple se amplifica mucho más que el resto. Esta semana Google reconocía problemas en la gestión de memoria de Lollipop, pero la noticia no ha generado tanto revuelo. Por supuesto, también ayuda que el grado de adopción de iOS 8 sea mucho mayor que el de la última versión de Android.

En definitiva, a todos nos gustaría tener un software sin fallos en nuestro iPad o iPhone. Pero eso no es realista. Los sistemas operativos y las aplicaciones tienen errores. Por mucho que se prueben. No dudamos en quejarnos cuando es necesario, pero la experiencia de uso sigue siendo la que nos retiene en la plataforma.

Anterior El Apple Watch podría llegar en marzo
Siguiente 7 aplicaciones gratuitas por tiempo limitado (07-ene-15)

Un comentario

  1. […] los últimos días, parte de la actualidad en torno a Apple se centra en la polémica por la calidad del software de la compañía, sobre todo por las últimas actualizaciones de iOS […]

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *