Domingo en el sofá 105: Los primeros 90 minutos, y la felicidad al hacer ejercicio


El año comienza y la semana acaba y, como es habitual, en iPaderos lo hacemos con nuestro Domingo en el sofá, la sección donde podrás encontrar noticias que se salen de nuestra tónica habitual y, casi siempre, con una buena pizca de humor, curiosidades y entretenimiento.

En lo que a productividad se refiere, depende mucho de cada persona en qué momento del día solemos darlo todo. Para algunos, la mañana es el momento ideal, mientras que para otros, el atardecer es el mejor momento para estudiar, trabajar o estar fresco para cualquier tarea que necesite un mínimo de concentración. La regla de los 90 minutos no nos dice qué momento del día es el mejor, pero sí que nos recomienda invertir los primeros 90 minutos en hacer lo más importante.

Desde Hipertextual nos cuentan que Robin Sharma, asesor de liderazgo y autor de varios libros sobre el tema, recomienda aplicar esta norma durante 90 días, en la que después de los 90 minutos dedicados a la tarea, descansar unos 20 o 30 minutos nos vendrá muy bien para esperar al siguiente pico de mayor atención, para volver a dedicar otros 90 minutos.

work

Por supuesto, durante estos 90 minutos tan solo tiene que existir la tarea para nosotros, y debemos evitar distraernos con factores externos, pues así conseguiremos maximizar la regla de los 90 minutos, y mejorar nuestra eficiencia en el trabajo.

Cambiando de tema, se ha dicho muchas veces que el ejercicio físico, además de ser bueno para la salud, lo es para la mente, por lo que es recomendable practicarlo para evadirnos de ciertos momentos como exámenes o problemas en nuestro trabajo. Pero eso no significa que debamos apuntarnos a un gimnasio, salir a correr todos los días o tomarnos el deporte tan en serio como si quisiéramos presentarnos a las olimpiadas.

Un estudio llevado a cabo recientemente por la Universidad de Cambridge, ha demostrado que incluso aquellos ejercicios físicos que creíamos inocuos, nos pueden venir más que bien para la salud mental.

 

A02JAA Man walking dog

Salir a andar a paso ligero, pasear al perro o simplemente evitar coger el coche para trayectos muy cortos y realizarlos a pie nos puede hacer sentirnos más felices, con un mejor estado de ánimo, y una mejor salud mental. Esto se debe a que, a grandes rasgos, al realizar cualquier tipo de actividad física el cerebro segrega unas hormonas encargadas de hacernos sentir bien y contentos, incluso sensación de euforia. Así que, más allá de hacer cierto ejercicio físico para mantenernos en forma, perder algún kilo de más o tonificar nuestro cuerpo, también sabemos que podemos realizarlo para mantenernos felices.

Si no quieres perderte artículos como éste, aquí puedes leer todas las entradas de Domingo en el sofá para acabar la semana con un toque de curiosidad. Y síguenos en Facebook y Twitter para estar al día de todas nuestras entradas.

Anterior Wallpaper de la semana #157: Islandia
Siguiente No sólo Apple XLV: Megaupload 2.0, ¿llegará?

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *