No sólo Apple XI: Parse.com y Facebook


Apple ha tenido una influencia decisiva en la industria, pero aquí recordamos a los que han colaborado de forma decisiva al mundo tecnológico en el que vivimos fuera del «jardín vallado». Esta sección aparecerá a las 9:41 am, hora del pacífico, como nuestra sección «One More Jobs» (pulsa aquí para saber por qué).

A muchos no les sonará el nombre de Parse.com, pero de hecho ha sido una de las empresas fundamentales en el mundo del desarrollo móvil de los últimos 5 años. Fundada en 2011 por ex trabajadores de Google y algunos locos más, han llegado a proporcionar servicio de servidor de nube a múltiples áreas (programación, base de datos, notificaciones, etc…) a cerca de 500.000 aplicaciones hasta la fecha (teniendo en cuenta que las tiendas superan por no mucho el millón de aplicaciones, os podéis hacer una idea de hasta que punto han influido en el mundo tecnológico actual). En 2013 fueron adquiridos por Facebook por 85 millones de dólares (calderilla al lado de lo que costó comprar WhatsApp). Pues bien, ahora Facebook anuncia que cierra Parse.com.

Publicidad

facebook-acquires-parse2

Como seguramente os habéis imaginado así de primeras, esto es una catástrofe. Cientos de miles de aplicaciones, de aquí a un año (plazo que han dado para migrar el software que estaban albergando), tienen que irse a otro sitio o simplemente morir. Yo me he enterado porque tenía una cuenta gratis y había hecho unas pruebas (incluso me había planteado usar sus servicios, menos mal que no lo hice), pero por ahí habrá mucha gente que puede no haberse enterado o que por mil motivos puede que no tenga posibilidad de acceder, recuperar datos o vete a saber… La cuestión es que el 28 de febrero del año que viene, Parse.com cierra sus puertas y deja colgados a miles de desarrolladores y empresas que ahora deberán realizar un trabajo extra para mantener sus apps funcionando. Desde luego es un duro golpe para el sector.

¿El por qué de esto? Las especulaciones pueden ser muchas, pero ante todo hay que intentar basarse en hechos. En su mensaje, el co-fundador Kevin Lacker comenta los siguiente: “We’re proud that we’ve been able to help so many of you build great mobile apps, but we need to focus our resources elsewhere”. Traducido, viene a decir que “Estamos orgullosos de haber ayudado a muchos a construir grandes apps móviles, pero necesitamos focalizar nuestros recursos en otro sitio”. Vamos, que me da en la nariz que hay algún tipo de problema interno por el que deciden abandonar la empresa y dedicarse a otras cosas. Y es que recordemos que ahora esta empresa pertenece a Facebook, y eso puede implicar que ha podido ocurrir un problema grave entre ambas empresas que ha dado lugar a la escisión por parte de los trabajadores para tal vez dedicarse a otra empresa fuera de Facebook. Si se dedicaran a lo mismo no estaría nada mal. Su legado persiste no obstante: en 2012, su división de programación de servidor “Heroku” fue vendida a Salesforce.com por más de 200 millones de dólares y hoy día Apple flirtea con este sistema para sus proyectos online.

Y es que Facebook ha sido siempre una empresa caótica en muchos sentidos, personalizada por el ínclito Mark Zuckerberg, que como sabréis si habéis visto la película de “La red social”, es de todo menos un gran tipo. A las acusaciones de apropiación indebida y directamente robo, hay que sumar según algunos círculos que Facebook recibe dinero directamente de organizaciones gubernamentales tipo NSA y CIA por medio de empresas tapadera, lo que puede sonar a conspiranoico, pero… Uno tiene que preguntarse como una empresa que lleva en una grave crisis de publicidad desde hace al menos 3 años (General Motors nada menos decidió dejar de publicitarse en Facebook hace un par de años) y que no vende ningún producto más allá de estadísticas a empresas (su intento de sacar un móvil propio fue un gran fracaso, como sabemos) y que no ha conseguido sacar más servicios que su propia web oficial, realizando auténticos descalabros en servicios en estos años, puede mantenerse gastando, por ejemplo, más de 11.000 millones de dólares para comprar un chat o cerrar empresas como Parse.com que sin duda está dando beneficios. Es cuanto menos extraño, ¿no?

facebook-whatsapp

Pero más allá de estas consideraciones, es la icónica figura de Zuckerberg la que destaca en todo esto. A mi particularmente me fastidia que se le compare con figuras como Bill Gates o Steve Jobs, porque no les llega a la suela de los zapatos. Alguien cuyo mayor logro fue aprovecharse del trabajo ajeno y levantar un imperio con pies de barro. Sí, porque en términos globales, Zuckerberg no ha tenido nunca un plan para Facebook, como se puede ver por la errática dirección de la empresa en estos años, creando y tirando servicios que finalmente nunca veían la luz. La mayoría de las compañías importantes compran otras empresas más pequeñas para complementar sus servicios o crear otros nuevos que no tienen, creando valor añadido como resultante. Facebook no. Facebook compra empresas que luego no se integran con el grupo global ni le complementan de ninguna forma. El caso de WhatsApp es paradigmático: uno pensaría que se gastarían 11.000 millones en un chat online para convertirlo en SU chat online. Pero no, y no contentos con eso, WhatsApp es una empresa independiente de Facebook que gana su propio dinero y no debe cuentas a la empresa madre, un negocio redondo. Para WhatsApp, claro. ¿Recordáis que iban a sacar un correo propio? ¿Dónde está? Y lo de la app Mensajes es de risa. Nadie la usa, dejando a un montón de usuarios muy descontentos. Y como esto, unas cuantas cosas más.

La última salida de tono de Zuckerberg (que es famoso en el mundillo por ser lo que se diría “excéntrico”, por decirlo fino) ha sido el caso Parse.com. Ni siquiera la competencia con Amazon o Google es óbice, ya que ellos llevan más tiempo realizando funciones de programación en la nube y Amazon ha comenzado hace relativamente poco con servicios como Lambda y Beanstalk. Es difícil entender como puede ser que una empresa como esta dirigida tan caóticamente haya conseguido llegar hasta aquí, aunque también hay que reconocer que como en el caso de la famosa filtración de datos económicos de Google, no sabemos a ciencia cierta como manejan sus cuentas y lo que hay por detrás. La cuestión es que ahí siguen, y aunque no más de un 30% de los usuarios registrados usan habitualmente la red social, lo cierto es que el sitio sigue siendo famoso (a pesar de sus problemas habituales y cuelgues) y suponemos que seguirán ahí. Ahora, habría que preguntarle a Mr. Zuckerberg si le importan algo las decenas de miles de programadores que confiaban en su plataforma para poder llevar a cabo sus proyectos. Me da en la nariz que no.

Anterior 7 apps gratis por tiempo limitado para iOS (1-febrero-16)
Siguiente iPad Pro vende más, pero el mercado tablet decae

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *