Paper, Candy Crash y la propiedad intelectual


Ayer leíamos que FiftyThree, la empresa desarrolladora de la aplicación de dibujo Paper, había reclamado a Facebook (al parecer, sin mucho éxito) el cambio de nombre de la nueva aplicación de la red social, que coincide con la marca registrada de su app. A simple vista, parece una petición justificada e incluso demuestra una cierta soberbia por parte de Facebook en su rechazo al cambio. A simple vista decimos.

Publicidad

Como siempre, las cosas no son blancas o negras. Resulta que FiftyThree recibió una petición similar hace tiempo por parte de una pequeña compañía (aún más pequeña) que se llama Figure 53 y que inició su actividad 8 años antes del lanzamiento de Paper (la app de FiftyThree).

Figure 53 solicitaba a FiftyThree un acuerdo para evitar confusiones entre sus usuarios. No se trataba de un cambio de nombre, sino limitar su campo de acción a la temática de Paper sin entrar en el del software de Figure 53 (cuyo producto más destacado es una herramienta de reproducción de música y vídeo). FiftyThree rechazó este acuerdo.

Todo este lío recuerda a la polémica surgida hace unos días por la intención de King.com (compañía responsable del famosísimo Candy Crash) de registrar la marca Candy. De hecho, la empresa ya tiene el nombre registrado en Europa y espera hacer lo mismo en EE.UU. ¿Qué significa esto? Que ningún otro juego o aplicación podría utilizar esa palabra en el nombre. La respuesta de muchas otras empresas no se ha hecho esperar, con un hackaton cuyo objetivo era crear juegos con el mismo estilo de Candy Crash y que usasen la palabra Candy.

En el caso de King.com, la polémica sobre la propiedad intelectual no acaba ahí. Una pequeña empresa independiente de desarrollo, compuesta por dos personas, les acusa de haber copiado uno de sus juegos (Scamperghost) para crear (Pac-Avoid), otro título menos conocido de King.

El asunto se remonta a 2010, cuando la pequeña empresa negoció con King el licenciamiento de su juego. Sin embargo, no llegaron a un acuerdo y King terminó lanzando su juego Pac-Avoid, que resultaba sospechosamente similar a Scamperghost. La compañía independiente se enteró posteriormente de que King había encargado a una tercera empresa que crease una copia de su juego para lanzarla lo antes posible al mercado. Tanto que casi se adelantan a la publicación de Scamperghost.

Todo esto ha hecho que la reputación de King.com no sea muy buena entre el resto (o, al menos, gran parte) de las empresas de desarrollo. No ponemos en duda la calidad de sus juegos, ni lo adictivos que resultan. Pero sí la doble moral de algunas empresas. Sobre todo, cuando el rival es más pequeño.

Vía: Blog de Figure 53 | Business Insider | Blog de Junkyard Sam

Anterior Nintendo identifica el origen de sus problemas: los juegos gratuitos
Siguiente Cambia el navegador por defecto en iOS 7

Sin comentarios