Domingo en el sofá 107: La iluminación en un vehículo y carreras de coches marcha atrás


El año comienza y la semana acaba y, como es habitual, en iPaderos lo hacemos con nuestro Domingo en el sofá, la sección donde podrás encontrar noticias que se salen de nuestra tónica habitual y, casi siempre, con una buena pizca de humor, curiosidades y entretenimiento.

Si eres de los que conduce muy a menudo de noche, sabrás la importancia de contar con una buena iluminación en tu vehículo. Ya no solo el tipo de faro que tu coche monte es importante, también lo es la bombilla, y el estado de los mismos. La evolución a lo largo de los años de los sistemas de iluminación en el automóvil ha sido palpable, y para verlo de forma clara, desde Hipertextual nos llega esta animación, mostrándonos cómo ha cambiado la percepción del conductor de los objetos que tiene a su frente, gracias a la mejora de la iluminación.

Publicidad

Desde 1908, año en que se empezó a fabricar en cadena el Ford T, hasta la actualidad, se puede apreciar una mejora de la visibilidad a la hora de conducir de noche. La bicicleta que vemos en la animación se encuentra a tan solo 12 metros del coche, y se observa cómo ha pasado de no verse en absoluto con los sistemas de hace más de 100 años (las lámparas eran de acetileno) a ganar en potencia lumínica gracias a las bombillas halógenas, los faros de xenón y, sobre todo, la última evolución de LED. Además de obtener mayor alcance, la luz aportada es mucho más blanca, permitiéndonos ver con claridad y haciendo de la noche el día. 

Aunque el verdadero problema de visibilidad lo tuvieron hace años en el circuito de Zandvoort, cerca de Amsterdam. Corría el año 1978, y un programa de la televisión pública holandesa decidió que sería buena idea realizar una carrera en dicho circuito, pero marcha atrás. Sí, como lo oyes. Coches de calle sin apenas modificaciones, compitiendo marcha atrás en un circuito. Era frecuente verlos salirse en las curvas, ya que los coches no estaban preparados para tomar curvas marcha atrás, y perdían estabilidad.

Tal y como nos cuentan desde Motorpasión, existe poca documentación sobre esta carrera, aunque se conoce  que los pilotos comenzaron a modificar los coches, provocando más y más accidentes cada vez debido a las altas velocidades a las que llegaban, decidiendo la organización trasladar las carreras a un circuito más pequeño. Curioso cuanto menos, que se les ocurriera tal locura a la hora de organizar una carrera de coches.

Si no quieres perderte artículos como éste, aquí puedes leer todas las entradas de Domingo en el sofá para acabar la semana con un toque de curiosidad. Y síguenos en Facebook y Twitter para estar al día de todas nuestras entradas.

Anterior Wallpaper de la semana #160: Celtic Country Hill
Siguiente No sólo Apple XLVIII: Nokia, el retorno.

Sin comentarios