Domingo en el sofá LXX: Calculadoras de los años 30 y camiones autónomos


Por fin la semana acaba y, como es habitual, en iPaderos lo hacemos con nuestro Domingo en el sofá, la sección donde podrás encontrar noticias que se salen de nuestra tónica habitual y, casi siempre, con una buena pizca de humor, curiosidades y entretenimiento.

Hoy en día y vayamos donde vayamos, todos vamos con una calculadora en el bolsillo, pues va integrada en nuestro teléfono móvil. De hecho, desde hace más de quince años, todos nuestros móviles ya traen una integrada. Desde las más básicas hasta las más complejas, en algún momento de nuestra vida nos han salvado de alguna situación comprometida, ya fuera en la oficina o en un examen, pero ¿cómo eran las calculadoras en los años 30?

Publicidad

Por supuesto, su funcionamiento era totalmente mecánico, pues a la electrónica aún le quedaban años para implantarse en nuestro día a día. La más popular en aquella época era la Curta, cuyo nombre se debe a su desarrollador, Curt Herzstark. La novedad frente a sus competidoras era un reducido tamaño, ya que tan solo tenía un tambor en lugar de diez, y además de realizar sumas también permitía restar.

curta-mechanical-calculator

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, su creador fue enviado a un campo de concentración, aunque los jefes de uno de los departamentos le permitieron continuar trabajando en esta calculadora mecánica de bolsillo, con la idea de regalar este objeto único al Führer cuando la guerra llegase a su fin. Finalmente no se llegaron a cumplir los planos, aunque cuando fue liberado en 1945 comenzó de nuevo a trabajar en una nueva versión de la Curta, buscando financiación y patentando todas sus ideas, para llegar a venderla en las tiendas a un precio de unos 1000 dólares cada una.

Cambiando de tema, hace unas semanas os hablábamos del coche autónomo de Google. Pues Google ha creado una empresa llamada Otto, formada por veteranos del proyecto de su coche autónomo, con la idea de revolucionar el sector del transporte de mercancías creando camiones autónomos de larga distancia. A priori es más fácil que la programación de un coche autónomo, ya que el camión circula principalmente por autovías y no por ciudades, por lo que sería más fácil dotarlos de sistemas de conducción autónoma.

Interior-Mercedes-Future-Track-2025

En la actualidad, los camioneros tienen unos límites de horas trabajadas y de sueño, por lo que con este sistema de conducción autónoma los conductores podrían descansar en la misma cabina mientras el camión continúa con su ruta hasta el destino, reduciendo así los tiempos de entrega de la mercancía. Un sistema de transporte funcionando los siete días a la semana sin parar es el sueño de todas las empresas, aunque habría que ver qué pasaría con esos miles de puestos de trabajo de los conductores, y cómo se llevarían las situaciones como los repostajes, maniobras, etc…

Si no quieres perderte artículos como éste, aquí puedes leer todas las entradas de Domingo en el sofá para acabar la semana con un toque de curiosidad. Y síguenos en Facebook y Twitter para estar al día de todas nuestras entradas.

Anterior Wallpaper de la semana #122: Poderoso
Siguiente Microsoft abandona (otra vez) Windows Phone

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *