¿Está iOS 7 realmente optimizado para su uso en el iPad?


Quedan pocas horas para el lanzamiento de iOS 7 y todos estamos con unas ganas inmensas de tener instalada en nuestro iPad la nueva versión del sistema operativo para dispositivos móviles de Apple.

iOS 7

Publicidad

Después de 6 betas (en el iPad solo 5) y una versión GM, que debería ser la misma que la que se publique mañana, muchas han sido las mejoras introducidas desde la presentación de iOS 7 en la WWDC del pasado mes de junio. Sin embargo, la experiencia de usuario no es la misma en el iPhone que en el iPad. Ni mucho menos.

De hecho, ya hay medios tecnológicos estadounidenses que se atreven a no recomendar la instalación de iOS 7 en el iPad (en determinados modelos) o, al menos, esperar a futuras actualizaciones del sistema. Unas versiones que Apple podría estar probando ya.

¿Es para tanto? Como siempre en estos casos, depende. Por supuesto, no vamos a tener la sensación de estabilidad que ofrecía iOS 6 en su lanzamiento. Y, aunque la depuración de funcionalidades y el rendimiento son mucho mayores que en las primeras betas, los reinicios inesperados y los cierres de aplicaciones se siguen produciendo con demasiada frecuencia, incluso en la versión GM.

Otro factor a tener en cuenta es el modelo de iPad que estemos utilizando. No hemos podido realizar pruebas en un iPad 2 (donde suponemos que el rendimiento será todavía peor), así que en nuestro caso es el iPad 3 el que se lleva la peor nota. Las transiciones funcionan de forma fluida, aunque en muchas ocasiones la pantalla se queda vacía (mostrando solo el fondo de pantalla sin iconos), lo que obliga a un reinicio parcial del equipo. Unas transiciones que muchos analistas consideran innecesarias, meros alardes visuales.

Hay aplicaciones que se cierran de forma inesperada (algo que suponemos se irá corrigiendo a media que se vayan actualizando con soporte para iOS 7) y tareas tan aparentemente sencillas como la personalización del fondo de pantalla, que requieren de mucho tiempo para procesar la imagen (y terminar sin hacerlo del todo bien). Evidentemente es cuestión de tiempo que todos estos puntos se corrijan en futuras versiones de iOS 7, pero parece evidente que el desarrollo del sistema para la tableta va más retrasado que la versión para iPhone.

Ahora es cuando cobra sentido un rumor (desmentido posteriormente) que apareció en las horas previas a la keynote de presentación de los nuevos modelos de iPhone y que apuntaba a un retraso de iOS 7 para iPad hasta el mes de octubre, posiblemente coincidiendo con la renovación del iPad y del iPad mini y ganando el tiempo necesario para terminar de optimizar el sistema. Al final, la versión de iPad llegará al mismo tiempo que la de iPhone.

Aun así, ¿merece la pena actualizar? Ahí la decisión es personal de cada usuario. El sistema no es inmanejable, ni mucho menos, pero sí que es verdad que en determinados momentos los cierres de aplicaciones y situaciones en los que el dispositivo no responde generan cierta frustración. Como ya hemos comentado, la estabilidad y el rendimiento no van a ser los mismos que en iOS 6 y hay que ser conscientes de que, al menos hasta la próxima actualización, la fiabilidad del sistema va a ser peor que en versiones anteriores. En cualquier caso, las mejoras introducidas, tanto a nivel funcional como de interfaz, nos pueden terminar de convencer para dar el paso y actualizar a iOS 7.

Recuerda que tienes una guía con los principales pasos a seguir de cara a la actualización a iOS 7 en el siguiente enlace.

Anterior 12 aplicaciones gratuitas por tiempo limitado (17-sep-13)
Siguiente Infinity Blade III ya está disponible en la App Store

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *