No sólo Apple V: Microsoft contra las cuerdas


Bienvenidos a la nueva sección bisemanal de iPaderos. El leitmotiv de estos artículos será expandir un poco más allá la perspectiva de la temática general del blog, que no deja de ser otra que Apple y su ecosistema, y sobre todo, nuestro querido iPad. Parece como si el resto del mundo no hubiera tenido su propia historia e influencia en el mundo tecnológico, y obviamente, no es así. Apple ha sido, sin duda, un motor que ha impulsado indiscutiblemente la industria, pero tenemos que recordar también a todos a aquellos que, en el pasado o en la actualidad, han dado también parte de su originalidad o inventiva al mundo moderno en el que vivimos. Esta sección aparecerá a las 9:41 am, hora del pacífico, como nuestra sección «One More Jobs» (pulsa aquí para saber por qué).

Aunque por anteriores artículos pueda deducirse (erróneamente) que soy anti-Microsoft, aclararé que nada más lejos de la verdad (soy desarrollador por 20 años en sistemas Windows, SO en el que tengo mucha más experiencia que en los de Apple, y me encanta su sistema .NET). Cuando hace, por decir algo, 20 años, todo el mundo los ponía a caer de un burro (Microsoft era el mal en la Tierra) por las prácticas monopolísticas, porque sus sistemas eran una basura (lo que en ocasiones por desgracia era cierto, lo que se amplificaba porque precisamente sus sistemas eran usados masivamente) o porque simplemente Bill Gates no caía bien, yo le intentaba dar la vuelta a la tortilla, aunque a veces reconozco que argumentaba en el desierto, porque era francamente difícil hacer de abogado del diablo cuando los señores de Redmond se ponían tontos de verdad… Pero también reconozco otra cosa: por aquel entonces, yo no conocía otra cosa que MS-DOS y Windows 3.1 (el 95 no lo comencé a catar hasta el 97 o así), con lo que hasta cierto punto era justificable. Pero después conocí Linux y los Unix en general, y con el tiempo y los múltiples problemas de Windows, comencé a sentir un fuerte hastío por el sistema de las ventanas, y cuando conocí el mundo del Mac, la cosa se vino abajo… Porque por desgracia, Microsoft lleva acumulando demasiados errores ya desde hace tiempo. Sólo voy a intentar resumir algunos de ellos, tal vez los más sonados (otros no tanto), pero que uno tras otro han ido creando la leyenda de una empresa que hace 20 años era como Apple ahora, y que en estos momentos está decayendo de forma tristemente alarmante, concretamente en el mercado de usuario (en el mundo empresarial siguen fuertes como siempre). Que no se quiera ver es otro problema totalmente diferente.

Publicidad

win95launch

Resumiendo mucho los primeros años de Microsoft, desde 1975 con su primer Basic hasta 1995 con Windows 95 (por cierto, ponerle el año a los productos es, probablemente, uno de los errores de marketing más grandes de la historia, porque ha hecho que mucha gente piense que está usando sistemas obsoletos, véase con el Office o el Visual Studio), Bill Gates había conseguido formar un emporio impresionante alrededor de la idea de crear software, y sólo software, para el PC. Primero, la genial idea de conseguir venderle MS-DOS (un sistema a su vez comprado a un pequeño vendedor de Seattle) a IBM y después, copiar el sistema del Mac para que hubiera algo parecido en DOS con Windows (cosa que tardó cerca de siete años en conseguir no obstante), y una agresiva (a veces hasta comercialmente violenta) forma de imponer sus productos a los OEM dio lugar a uno de los primeros imperios del software de la historia (con su correspondiente juicio anti-monopolio, del que salieron mucho mejor parados de lo que ellos mismos esperaban). Hasta aquí, todo correcto, con sus más y sus menos.

En 1995 apareció Windows 95, que fue un éxito arrasador. Como Apple ahora, miles de freaks de la informática de entonces hacían colas en las tiendas para obtener una copia del nuevo y rompedor sistema de PC que traería, por fin, un sistema real de ventanas al ordenador personal. Fueron los momentos culminantes de Bill Gates, que, aunque tenía que aguantar que sus amadas Windows se colgaran en medio de una presentación emitida al mundo entero (con una impresora, para ser exactos), era imbatible. Por aquellos tiempos escalaba posiciones como hombre más rico del mundo (en el 2000, las tres primeras posiciones eran la suya, Larry Ellison, presidente de Oracle y Paul Allen, el co-fundador de Microsoft que posteriormente se retiró por cuestiones de salud, al menos oficialmente… También es considerado el duodécimo hombre más rico de toda la historia humana) y era un modelo a seguir por medio mundo (el otro medio le odiaba a muerte). Pero en ese año también Bill Gates cometió un error que arrastraría durante décadas y que de hecho, aún afecta a la empresa hoy día: no supo ver la importancia de Internet. También ese año Gates publicó un libro, “The road ahead” (El camino por delante, me lo leí dos veces cuando salió y no me pareció malo) que tuvo un relativo éxito de ventas y en el que Gates anunciaba su visión del futuro… E incluía a Internet en esa visión. Pero luego, no supo o quiso plasmar eso en su empresa. Windows 95 salió al mercado, de hecho, prácticamente sin conectividad a Internet (recuerdo las titánicas sesiones intentando que la pila TCP funcionará para la conexión telefónica, debiendo instalarse drivers extra para poder hacerlo).

msnwindows95.0

Revisiones posteriores de Windows 95 llevaron incorporado MS Network o MSN, que llevaba incorporados servicios realmente futuristas para la época: navegador moderno (sí, en aquella época Internet Explorer era rompedor…), lector de correo y news, chat, noticias… Podía guardar tus contraseñas en distintos equipos (cosa que no volvió a ponerse de moda hasta muchos años más tarde) y de hecho, hizo creer a los señores de Microsoft que podrían intentar crear otro monopolio de usuarios de Internet, “encerrándolos” en su burbuja de Windows y MSN… Hasta que vieron que no. El servicio no despegó, y de hecho en Windows 98 el sistema dejó de incorporarse de serie. Los usuarios no se suscribían (intentaban competir con un gigante de la conectividad de entonces como eran CompuServe y America Online, entre otros que se intentaban hacer un hueco en aquella época), y viendo que no podían competir con las empresas de Internet, cortaron todo lo que tenía que ver con ello, y se centraron sólo en unos pocos servicios. En 1998 compran Hotmail, desaprovechándolo completamente durante al menos una década, e intentaron explotar todo lo posible MSN Messenger, que les salió bien hasta que, inexplicablemente, decidieron eliminarlo en favor de Skype, un servicio en principio mejor pero que no es popular entre el público en general. Resumiendo mucho, porque el tema es extenso, Microsoft realizó una serie de malas decisiones que les dejaron fuera de juego cuando los negocios en Internet despegaron, haciendo sitio para que Google se consolidara como un gigante de la red. Sólo que hubieran mantenido el tipo y evolucionado en la dirección en que lo hacían podrían haber conseguido, tontamente, que Google no hubiera podido colocarse en la posición en que lo hizo. Ni que decir de los servicios de nube, que hasta hace tres o cuatro años en Microsoft eran invisibles (existir existían, pero casi nadie los usaba, y de hecho, un caso sonado fue la eliminación de los foros y blogs de MSN, que fueron regalados a WordPress.com). Y el último anuncio de los recortes en OneDrive da la impresión finalmente de que Microsoft no quiere nube retail (Azure es su nube corporativa y le están dando un gran empuje), ni usuarios en ella. Lleva años expulsándolos de su seno, y este ha sido el último dedo en la llaga de los usuarios, que ahora deberán buscarse la vida en otro sitio.

Windows como tal ha sido un sistema no ya controvertido, sino profundamente amado y odiado por millones de usuarios en todo el mundo. Ante la omnipotencia de Microsoft en el PC y la increíble ubicuidad del ordenador personal frente a las alternativas (lideradas por Apple y su Mac), Microsoft entendió que iban a ser los reyes siempre, y durante décadas, se dedicaron a jugar a un extraño juego que yo llamo el de las “versiones pares”: desde Windows 95 más o menos, básicamente cada versión impar de Windows parecía una beta de lo que finalmente sería la versión par, es decir, que en realidad, esa versión par parecía siempre la versión que realmente Microsoft tenía que haber sacado desde un principio. Haciendo una recopilación de las distintas versiones de Windows, casi con exactitud, así es como parece haber ocurrido constantemente. Incluso con los Service Pack. Windows XP es una buen prueba de ello: la versión original era una chapuza integral, que se solucionó en el SP1. El SP2, increíblemente, volvió a tener un montón de errores que la SP3 tuvo que solucionar. Windows Vista fue un fiasco grande (algunos dirían que Windows ME fue aún mayor, aunque tal vez es exagerado), solucionado en su vástago Windows 7. Volvieron a liarla muy gorda con Windows 8, y parece ser que se vuelve a cumplir la regla: Windows 10 parece de nuevo un buen sistema, como probablemente tenía que haber sido Windows 8. Desde los noventa, siempre he tenido la sensación de que Microsoft jugaba a lanzar globos sonda y cuando salían todos los errores y fallos a la luz, se justificaba lanzando parche tras parche (a veces, tardando dos o tres años en sacar un SP), lo que ha deslucido en gran medida un sistema que, por otro lado, tenía que haber sido mucho mejor tratado desde sus primeras versiones.

Xbox-App-On-Windows-10-Devices

En el primer “No sólo Apple”, expliqué una pequeña historia sobre la Xbox. La primera versión no fue muy vendida, pero les dio a entender que podía ser un buen camino a recorrer. La Xbox 360 fue un exitazo, sobre todo en EEUU, y supo hacer frente a la Play 2 y 3 de manera muy competente. Y hace dos años presentaron la One, la que tenía que ser el ultimátum total y completo a cualquier sistema de entretenimiento hogareño conocido. La cosa pintaba bien, pero de repente… Otra sucesión de fallos de marketing (como anunciar que saldría obligatoriamente con Kinect cuando todo el mundo estaba en contra, para meses más tarde obligarse a si mismos a quitarlo, y de paso bajar 100 euros el precio del producto), y no hacerlo compatible con Windows desde un principio (se supone que será el 12 de noviembre cuando se podrá instalar Windows 10 en la Xbox One, nada menos que dos años y medio tras la presentación de la consola y alrededor de casi un año más tarde desde que en enero se anunció la posibilidad de hacerlo) han creado más incertidumbre y problemas que no se solucionan cuando además, el sistema está teniendo serios problemas para imponerse entre los usuarios de Windows convencionales (de perfil medio-bajo) y con grandes lagunas entre los de perfil alto (entre los que me incluyo; yo además tengo la (sana) costumbre de no instalarme una nueva versión de Windows por lo menos hasta el año o año y medio de su salida al mercado, y sinceramente, no tengo intención de faltar a esa costumbre después de tanto tiempo…).

Para terminar, destacar el fiasco que ha sido todo el tema móvil en este año horrible de la compañía. Como anunciamos hace meses, Microsoft ha tenido que despedir a casi todo el mundo de la división Nokia. Todo lo relativo a móviles está prácticamente congelado y sólo continúan atacando por el lado de la Surface, intentando hacerse un hueco el mundo de los convertibles (cosa que hasta ahora no han conseguido ni HP ni Dell, dos de las grandes valedores del PC con Windows). El último golpe de efecto ha sido “regalar” durante un año Windows 10. Como ya predijeron en este artículo de MuyCanal, Windows 10 gratis “mataría” la venta de PCs (lo que en realidad ya lleva pasando cerca de tres años, así que no es un fenómeno reciente, e incluso Intel lo afirma), y es que a la bajada de ventas de ordenadores, ahora tenemos que sumar que la gente pueda actualizarse gratis el SO, con lo que invitará aún menos a adquirir nuevo equipamiento (sed sinceros, ¿cuantos de vosotros os habéis comprado religiosamente cada versión de Windows que habéis usado hasta ahora, sin comprar, o comprando, un equipo nuevo?). Se puede argüir que en realidad la gente siempre se ha actualizado los equipos a nuevas versiones (piratas, principalmente) sin comprar nuevo equipamiento. Pero claro, cuando aún hay cerca de un 20-30 % de equipos con Windows XP y el resto con Windows 7/Vista, y con una adopción muy escasa de Windows 10 (que de hecho está impulsando medidas desesperadas que yo al menos no había visto nunca, como “obligar” por medio de actualizaciones de Windows a que lo usuarios se actualicen, cosa que ya me ha llegado de dos o tres clientes), los datos apuntan a que en efecto, los analistas tenían razón en ese punto. Windows 10 es estratégico para el asunto móvil en Microsoft y dadas las circunstancias actuales, la “remontada” que va a tener que hacer para alcanzar a Apple y Google en un mercado tan saturado como el actual va a ser brutal. Recursos tienen, pero probablemente tiempo no. El dinero se gana y se pierde, pero aparentemente en Microsoft no han comprendido que cada segundo que escapa de sus manos es un segundo perdido. Ojalá me equivoque y lo consigan. Estas fiestas de diciembre son, como todos los años, determinantes para conocer el estado del mercado. En febrero sabremos más, y si los de Redmond han conseguido salvarse o hundirse en el mercado retail.

Anterior 9 aplicaciones gratuitas por tiempo limitado (9-noviembre-15)
Siguiente 13 aplicaciones gratuitas por tiempo limitado (10-noviembre-15)

Sin comentarios