Domingo en el sofá 109: Herramientas para mejorar el inglés y las DNS de Google


Por fin la semana acaba y, como es habitual, en iPaderos lo hacemos con nuestro Domingo en el sofá, la sección donde podrás encontrar noticias que se salen de nuestra tónica habitual y, casi siempre, con una buena pizca de humor, curiosidades y entretenimiento.

Comenzamos con el Inglés. La lengua de Shakespeare, además de ser la más hablada a nivel mundial, se encuentra la primera en el ranking de idiomas con más presencia en internet. Seguro que muchas veces, buscando algún tipo de información por la red, te habrás topado con algún blog, web o sitio completamente en inglés, y cuando se trata de información con cierto tipo de tecnicismos, por muy buen nivel que se tenga nunca se llega a comprender el 100% de las palabras escritas.

Por eso, desde Hipertextual, nos llega una recopilación de herramientas para mejorar nuestro nivel, tanto de comprensión como de escritura, en forma de diccionarios y correctores. Pues el traductor de Google muchas veces no es la mejor opción.

WordReference es el referente en cuanto a idiomas, pues además de traducir palabras, nos indica su significado según su contexto, y nos ayuda a comprender en qué ocasiones utilizar cada sinónimo del vocablo. Algo similar ofrece Grammarly, pero esta vez en forma de extensión para tu navegador web, siendo posible utilizarlo en cualquier campo de texto donde escribas, y corrigiendo ciertas palabras para adecuarlas al contexto, aunque también cuenta con un plugin para Microsoft Office. Estas dos son las más útiles a mi modo de ver, pero en el enlace de Hipertextual encontrarás otras como Language Tool Analyze my writing. Y quizá utilizar las DNS de Google, como te explicamos a continuación, te hará encontrar tus errores ortográficos aún más rápido.

Lo primero que tienes que saber es qué son las DNS, y no es más que la base de datos que traduce la dirección de un sitio a su IP del servidor. Es mucho más fácil para una persona recordar www.ipaderos.com  que recordar su IP, así que las DNS ayudan a traducir ese número a la dirección URL.

Al ser una base de datos, ésta tiene que estar lo más actualizada posible, pues es la clave para poder acceder a los sitios con rapidez. Las DNS de Google, además de ser públicas, están actualizadas con mayor frecuencia que otras de las disponibles, y además por cada petición del usuario, no lanzan uno sino varias solicitudes para acceder a las páginas web. Es por ello que la velocidad entre las DNS de Google y usar las de nuestro proveedor de internet puede variar y hacer que nuestra experiencia navegando por internet sea más placentera.

Desde Xataka nos llega un tutorial para cambiar las DNS tanto en nuestros equipos como en nuestro router, y así que todas las comunicaciones sean a través de las DNS públicas de Google. Si ya sabes como hacerlo, las direcciones DNS de Google son:

  • DNS Públicas Google IPv4:
    • 8.8.8.8
    • 8.8.4.4
  • DNS Públicas Google IPv6:
    • 2001:4860:4860::8888
    • 2001:4860:4860::8844

Mi experiencia tras haberlas cambiado en mis equipos, tras varios días de uso, es positiva, y totalmente recomendable, aunque dependerá de nuestra ubicación esa mejora de velocidad a la hora de navegar por internet.

Si no quieres perderte artículos como éste, aquí puedes leer todas las entradas de Domingo en el sofá para acabar la semana con un toque de curiosidad. Y síguenos en Facebook y Twitter para estar al día de todas nuestras entradas.

Anterior Wallpaper de la semana #163: La cueva
Siguiente No sólo Apple LI: Peras por Manzanas (X)

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *